{jcomments off}

Con el deseo de colaborar efectivamente para que los votantes de hoy se transformen en los electores del mañana y que el principio de que la soberanía reside en el pueblo sea una tangible realidad. Nuestra consigna: ¡Votar para elegir!

Visitanos

NOTA IMPORTANTE: Las propuestas que hacemos en este sitio solamente se pueden hacer realidad en democracia.

 

 

 

 

Mentiras Vs. Verdades // Gabriela Montero: Carta a Carolina Jaimes Branger

 

Me veo en la necesidad de quitarle tiempo a mi periodo de composición para desmentir varias falacias que compartes en tu última misiva dirigida públicamente a mi. Pareciera que cada vez que oso comentar o denunciar algo del Sistema o Dudamel, no pierdes la oportunidad para llamarme “envidiosa” o compartir falsedades sobre mi para defenderlos. Por ello, he llegado a la conclusión de que no solo pareces usar tu pluma para lavarle la imagen a El Sistema y a Dudamel, pero que también tu renuencia a aceptar las fallas y complicidades de ambos ha obnubilado tu imparcialidad. Vivimos en una época peligrosa en la que se comparten fácilmente “fake news” como si fuesen verdades. Esta semana sufrí otro ataque del Sistema cuando algunos músicos (Alejandro Diaz, en este caso) compartieron un montaje de un Tweet con mi nombre y foto que fue vulgarmente manipulado. Este es el nuevo modus operandi. Todo esto es parte de una campaña de desinformación y desprestigio dirigida a mi.

Hace un par de días, escribiste otro articulo atacándome. Me veo en la necesidad de contestarte porque considero que es fundamental cortar mentiras desde la raíz antes de que se conviertan en “verdades” en la opinion pública. Hasta cierto punto, “El que calla, otorga”.

En esta ocasión, tu ataque se debió a una serie de tweets que compartí con Gisela Kozak sobre Dudamel y su complicidad con Chavez y Maduro. Solo hay que hacer una facil búsqueda en Google con esos tres nombres para encontrar una fuente amplia de información, fotos y evidencias de esa estrecha y antigua relación. Como le dije a Gisela: Para mi, cómplice es cómplice. Sea la Fiscal o sea Dudamel. Esa conocida relación no la inventé yo y es parte de nuestra reciente historia como país.

En tu articulo intentas confundir al público diciendo que, para la apertura del canal TVES y el cierre de RCTV, el gobierno utilizó una grabación de archivo del Himno Nacional con Dudamel, así eximiéndolo de culpa. Eso es falso. El himno se grabó y filmó para esa ocasión. Dudamel se encontraba en Viena y el gobierno organizó un viaje relámpago a Caracas en un avión privado de CITGO para que el pudiese dirigir y grabar el himno en el TTC. Igor Lanz, quien fue la mano derecha derecha de Abreu durante muchos años, previendo que dicha intervención podía acarrear problemas con los opositores, se las ingenió para que se grabase el himno unas horas antes y que no saliese la imagen de la orquesta y Dudamel en vivo. El propósito fue poder utilizar la excusa que tu compartes. Muchos de los músicos desconocían el porqué de esa grabación hasta que se vieron reflejados en las pantallas de televisión. Con la misma rapidez que Gustavo viajó a Venezuela, regresó a Viena. Pudo haber dicho que no, pero todos conocemos la historia. Mentiras y mas mentiras.

Continuas diciendo que quieres “aclarar mi memoria”. Dices, con tono de “autoridad” que yo formé parte del Sistema. Ese Sistema que dices ”intento destruir”.

Carolina, te descalificas como periodista al compartir información falsa. Para mas colmo, lo haces con un tono de “autoridad” sobre MI vida. Yo NUNCA fui parte del Sistema. Estudié privadamente desde los 4 años hasta los 8 en Caracas con Lyl Tiempo, de los 8 a los 18 en Estados Unidos y en Londres de los 20 a los 25 en la Royal Academy of Music. Soy pianista. No estoy enterada si hoy en día existe un programa para pianistas dentro del Sistema, pero cuando viví en nuestro país, el Sistema no incluía la formación de pianistas. Toqué infinidad de veces con las orquestas del Sistema como SOLISTA (como tantos otros), así como también toqué con la Orquesta Sinfónica de Venezuela, la Orquesta Sinfónica Municipal, la Gran Mariscal de Ayacucho y muchas otras.

Me llama la atención que El Sistema continue perpetuando esa mentira. Será porque intentan hacerme quedar como una “malagradecida”? O será por que querrán apropiarse de mis éxitos profesionales los cuales he logrado independientemente del Sistema?

Solo a finales del año 2003 hasta mediados del 2006, cuando viví con mis hijas en Caracas, tuve algo que ver con El Sistema. En ese período dicté una Cátedra de Piano (clases magistrales) para un grupo selecto de pianistas en mi apartamento alquilado en Sebucán. En Junio del 2006, decidí mudarme a Nueva York con mis hijas al ver que nuestra libertades se veían cada vez mas amenazadas por el gobierno y para poder cumplir mis constantes conciertos en el exterior. La última vez que toqué con El Sistema y que visité Venezuela fue en el 2010. Ya para entonces, empezaba a entender el complejo desenlace y oscuras alianzas que nos llevaría a esta tragedia contemporánea.

Mi primera declaración pública en contra del régimen tuvo lugar en el 2010 con un contundente mensaje de protesta en mi disco “Solatino”. (EMI) Mi protesta en ese momento no fue en contra del Sistema. Comencé a denunciar la situación venezolana en la prensa internacional. En el 2012, escribí ExPatria como otro acto de protesta. Mi protesta tampoco tuvo nada que ver con El Sistema. Me tardó un par de años mas entender la relación que existía entre El Sistema y el régimen. Mientras tanto, preferí darle el beneficio de la duda al Sistema y a Gustavo y observarlos de lejos, aunque no niego que me perturbaban y preocupaban los constantes conciertos para Chavez y el régimen. No fue hasta el año 2014, cuando El Sistema y Dudamel celebraron el Día de la Juventud con un concierto al cual asistieron miembros del régimen, que alcé la voz. Celebraban y tocaban para el mismo régimen que asesinaba a jóvenes opositores a pocos metros de la sala de conciertos. Los conciertos continuaron esa semana, esos meses y estos años, como si no pasara nada.

He logrado mantener mi carrera a flote a pesar de la campaña internacional de descalificación de la cual he sido víctima después de que me atreví a señalar ciertas verdades. El Sistema no soporta que yo no les deba nada y que he logrado llegar a donde estoy con trabajo y sacrificio propio. Es cierto que he tenido algunos ángeles en el camino y a quienes les agradezco el cariño y la confianza en mi, pero no es el caso con El Sistema. Los conciertos que di con El Sistema como solista no fueron un “favor” que me hicieron. Como institución, era su deber y función proporcionarles oportunidades en el escenario a los jóvenes talentos.

Hablas de un reciente concierto en Montalbán de una orquesta y de como sus familiares estaban “exultantes, orgullosos y felices”. Me pregunto si vives en un universo paralelo a la distopía que se vive hoy en nuestro país. Son esos mismos padres, profesores y músicos que me escriben para confiarme los abusos que sufren dentro del Sistema. Los mismos que han sido obligados a votar por el Chavismo/Madurismo. Los mismos que mueren de hambre porque no logran sobrevivir con los $6 al mes que reciben del Sistema. El muy vendido mito de que la música “acaba con la pobreza espiritual” no los va a curar de cancer ni proporcionarles un plato de comida. Son esclavizados por el mismo régimen que los utiliza y los asesina.

Te pregunto: Cuántos cientos de millones de dólares gastó el régimen en las constantes giras internacionales de las orquestas durante años? Cuánto se gastaron en fiestas, viajes, hospedaje en hoteles de 5 estrellas, marketing y en comprar a mucha gente del medio musical? Como es posible que con toda esa bonanza los músicos, sus familias y los nucleos “no visibles” se encuentren en semejante estado de miseria? Por qué hoy en día tocan en el metro, en las calles, y muchos se han visto forzados a dejar la música para estudiar panadería, carpintería o manejar un taxi? Porqué no usas tu columna para poner en evidencia estos hechos? Mi crítica de la relación estrecha entre el régimen y El Sistema se ha debido a que entendí que el patrocinador de tantos años de excesos del Sistema, era el mismo que eventualmente destruiría a nuestro país y también afectaría permanentemente a nuestras familias, incluyendo las del Sistema. Pensé en el país por encima de la música.

Dices que quiero destruir al Sistema? Si fuese cierto, no gastaría mi poco tiempo libre en enviarles dinero propio, medicinas y ayudas a los músicos, como tampoco los albergaría en mi casa. Nunca he tenido ninguna intención en destruir al Sistema y nunca he hecho nada que así lo evidencie. De hecho, lo que si he hecho es asistir, salvar y ayudar a todos los músicos posibles. Lo que deseo es que se haga una auditoria fiscal y moral del Sistema para que los abusos de poder cesen y se acabe la impunidad que han tenido todos estos años.

Hablas sobre el concierto en El Vaticano que critiqué. Parece ser que a mi no se me permite disentir y compartir información sin ser vilipendiada por ti y por muchos en El Sistema! Independientemente de la aclaratoria de Bocaranda, te recuerdo el nefasto y “neutral” papel que ha jugado El Papa y El Vaticano en nuestra laboriosa lucha hacia una democracia. También te recuerdo quienes ejercen cargos como directores ejecutivos en El Sistema : Delcy Rodriguez y Nicolás Maduro, hijo. No necesito decir más.

Dices, “Gabriela, Gabriela, tú no necesitas de estos dramas para ser famosa, porque ya lo eres y con todos los méritos para serlo. Mucho menos para tener más seguidores.”

Carolina, quizá en el mundo en el cual tu te mueves, la meta sea conseguir mas seguidores por Twitter o FB. En el mío, no. Tener mas seguidores no equivale a mas conciertos, o menos sufrimiento por mi país, no me trae mas fortuna ni tampoco simplifica mi vida. Si la gente decide seguirme es por que sienten una afinidad con mi música y/o por que se sienten identificados con lo que digo, con mis acciones y mi denuncia. No tengo ningún interés en la fama, pero si en la calidad y honestidad de mi trabajo y mi vida. Mis acciones hablan por si solas. Tu comentario dice más de ti que de mi.

Dices que “La Venezuela que viene requiere del concurso de todos.”

No, Carolina. En la Venezuela que yo quiero ver renacer no hay espacio para los cómplices de ninguna índole. Hay muchos que consideran que parte de nuestro problema como nación es esa doble moral que pervade en la mentalidad de algunos Venezolanos de que “algunos malos son menos malos que otros.” O que se deben aplicar distintos parámetros en juzgar a quienes se lucraron del régimen. En eso, confieso que soy severa y radical. No me verán con un cómplice ni Chavista ni opositor. Cuando regrese a tocar en mi país, tendré sumo cuidado en escoger con quien compartiré escenario.

Si eso significa tocar sola, así será.

Para terminar, te pido que por favor no me calumnies en privado. No te rebajes a compartir chismes baratos que nacieron en el laboratorio de mentiras del Sistema y del régimen.

Tengo más amigos de los que te imaginas.

Sinceramente,

Gabriela Montero

Fuente: http://critica24.com/index.php/2019/03/24/mentiras-vs-verdades-gabriela-montero-carta-a-carolina-jaimes-branger/

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar