En los actuales momentos de crisis mundial, económica, social, moral, cultural y política, y la perdida de valores en la mayoría de la gente, de cualquier parte del mundo, es necesario que tomemos consciencia de la situación por la que estamos pasando.

Debemos recuperar los valores de la familia, acercarnos y dialogar mas con nuestros hijos, participar de sus actividades escolares y deportivas, compartir con ellos es muy importante para su adecuado desenvolvimiento en la vida, cuando ya no dependan de nosotros e igualmente lo es el compartir con el resto de la familia; también acercarnos mas a los amigos con quienes compartimos momentos que marcaron positivamente nuestras vidas y es, de igual modo de suma importancia recuperar la mística en el desempeño de las funciones y actividades laborales.

Debemos vencer la apatía ante los hechos que nos afectan y nos sumergen en nuestro mundo, dándosele poca importancia a los atropellos de los que estamos siendo objeto; lo agitado de nuestras vidas nos ha llevado a eso, a vivir lo nuestro, olvidando los problemas de los demás.

Aunado a ello los grandes adelantos tecnológicos los cuales han suplantado, en algunos casos, la mano del hombre, ocasionando la perdida de sensibilidad por mecanizar casi todas las cosas a las que debemos enfrentarnos y sino es así, aquí tenemos un ejemplo cuando solicitamos de algún servicio vía telefónica nos atiende una voz grabada previamente o, de lo contrario, nos atiende algunas veces una persona de mala gana, que pareciera pagar todo su mal humor con el público; mas o menos, el mismo caso se presenta cuando personalmente solicitamos algún servicio, momento en el cual no recibimos siempre una buena atención, pero es eso, por el modo de vida acelerado que llevamos, muchas veces no nos damos cuenta de lo groseros, egoístas y altaneros que somos, que nos lleva a actuar de ese modo casi inhumano.

Es por ello, que creo necesario y urgente profundizar en los programas educativos de los liceos, escuelas, universidades, tecnológicos y de empresas públicas y privadas, con contenidos de enseñanza-aprendizaje acerca de Relaciones Humanas, que nos permita reflexionar sobre nuestra propia existencia y nuestra esencia, ¿Por qué estamos aquí? ¿Para qué estamos? ¿Hacia dónde vamos? y que cualquiera que sea la meta y los objetivos que nos tracemos nos conduzca a procurar nuestros logros en paz y armonía con nosotros mismos y el resto de la humanidad, conscientes de que somos personas con pensamientos e ideas, sentimientos, defectos y virtudes, que podemos ser tolerantes, respetuosos, humildes, solidarios, leales, amables y que también tenemos derecho a equivocarnos, pero que es preciso rectificar y que si lo hacemos de ese modo, es que seremos realmente exitosos en todos los ámbitos de nuestras vidas, ya que de lo contrario no seremos mas que unos infelices fracasados.

Escrito por: Dulce María Tosta.   
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
6 de junio de 2009
El Periodiquito de Aragua

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar