El domingo pasado recibí un e-mail de un amigo, que decía textualmente: MIRA UNA VECINA RESCATÓ UN COCKER MARRÓN Y BLANCO, BIEN BELLO, PERO ELLA TIENE YA DOS PERRITOS Y ENTONCES EXISTE LA POSIBILIDAD DE UBICARLO EN UN LUGAR PARA QUE SIGA VIVIENDO Y PENSE EN TU PRIMA LA CRIADORA DE ORIPOTO, SI QUIERES TE COMUNICAS DE PARTE MIA POR EL TELEFONO…... ELLA SE LLAMA ……. Y ES PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD. ES MUY BUENA CON LOS ANIMALES Y DE PASO ESE PERRITO PODIA TERMINAR EN TURMERO O EN UN SITIO DE CAMPO...

Mi amigo tiene un gran corazón y de inmediato le creí y llame a los números que allí él me indicó, hable con la señora y le comuniqué de parte de quien llamaba y para qué; mas adelante la historia que me relató de cómo encontró al perrito me dejo asombrada. ¿Cómo puede existir gente de tan malos sentimientos, que puedan hacer daño a un animalito tan indefenso? ¿O a cualquier otro animal? Porque de paso los Cockers son ejemplares muy populares como mascotas y les gusta jugar con los niños, además tienen muy buen carácter, son gentiles, afectivos; su pelaje es liso y sedoso y de variados colores; son felices en diferentes condiciones y también son capaces de nadar.

Me contó la señora que el pobre perrito lo encontró frente al edificio donde ella vive, amarrado con una cadena, muy flaco, sucio y con sarna en la zona del rabo, las manos y patas; allí tuvo que haberlo dejado la persona que lo llevó a ese estado, porque se ve por encima a pesar de su malogrado cuerpecito que es un perro que estuvo en una casa bajo buenos cuidados y educado; pudo haber sido que se escapó o alguien lo sustrajo de donde vivía y que luego de hacerlo pasar tanto trabajo, porque hasta ciego está el pobre animal, lo dejó allí; la señora en cuestión que tiene unos sentimientos preciosos, se lo llevó a su casa de inmediato y hasta lo llevó a un Veterinario, éste le indicó tratamiento y una buena alimentación.

Efectivamente como me dijo mi amigo, el problema es que ella ya tiene dos perros y el rescatado necesitaba cuidados especiales por su situación especial, por la falta de visión.

Me animé y al día siguiente me fui con una ahijada a buscar al perrito. Apenas llegue al edificio le avise a la señora y ella bajo con el perrito, al verlo me quede asombrada de lo recuperado que estaba, de inmediato subimos al apartamento y la señora me entrego el resto del tratamiento, una bolsa de comida, toallas y envases para servirle el agua y la comida; la verdad que Lázaro, como ella le llamó no cayó en mejores manos, deberían existir en el mundo mas personas como ella que sepan apreciar y valorar lo que vale un animalito, no importa la raza, el color, el tamaño y a todas esas personas que maltratan a los animales imponerles un fuerte castigo.

Tony, como ahora le llamamos al perrito, esta bajo mis cuidados en mi casa y de verdad es muy dulce e inofensivo; aquí de seguro será feliz, mas adelante cuando termine el tratamiento lo llevare a un Veterinario para que lo revise a ver si lo de su vista tiene remedio y para que le suministren las vacunas que necesite; otra cosa que hice fue colocar un aviso por Internet para tratar de ubicar a sus dueños, yo pienso que uno como los otros desearán reencontrarse de nuevo y con ello culminaremos este final de historia con felicidad; aunque si no aparecen Tony tendrá aquí todo el cariño y cuidados que necesita para vivir feliz. Cualquier persona que se le haya perdido un Cocker recientemente, favor escribir a mi correo y enviarme una foto para constatar que es su dueño.

Escrito por: Dulce María Tosta
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
08/08/2009

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/090808/rescatando-a-tony

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar