Un amigo me pidió que escribiera sobre la dirigencia de oposición en nuestra querida Venezuela y es un gran reto poder expresar en tan corto espacio, lo bueno y lo malo, de sus actuaciones a lo largo de estos últimos 50 años, claro está, lo importante ahora, es que la gran mayoría de ellos han logrado la unión y el consenso de lo que realmente queremos para nuestras generaciones futuras y por qué no, para nosotros mismos y así vivir el resto de nuestras vidas en un país libre y en democracia, junto a nuestros hijos, nietos, familiares y amigos.

Primero que nada, quiero aclarar que no soy activista político y en mi juventud tampoco lo fui, parto de la idea, que si yo no trabajo, ningún gobierno tiene porque darme lo que yo muy bien puedo conseguir con mi preparación y esfuerzo.

Lo importante, ahora, es que al fin se ha logrado un acuerdo único, es necesario estar unidos en un solo parecer y es el de vivir en un país en DEMOCRACIA, PROTAGONICO Y PARTICIPATIVO; partiendo del hecho de que Venezuela es una sola y es de todos los venezolanos y extranjeros que aquí viven y han vivido por mucho tiempo, siendo nuestros únicos colores el amarillo, el azul y el rojo de nuestra amada bandera nacional, junto con sus 7 u 8 estrellas y bajo el compás del Gloria al bravo pueblo, además entendiéndonos bajo una misma lengua.

Hay que ver la parte positiva de los hechos y acontecimientos ocurridos hasta el momento en el país; haciendo de ellos nuestro mejor aliado para salir adelante, aún falta mucho por hacer, existe mucha gente indiferente y algunos dirigentes que solo buscan su propio beneficio y me refiero a los de la oposición y a los del oficialismo; aquí los meto a todos en el mismo saco, porque todos son venezolanos y de alguna manera u otra persiguen sus propios beneficios y es allí donde está el problema, han sido seres egoístas que solo han pensado en sus intereses.

Saquémosle el lado positivo a las situaciones, las mascaras han caído, las caras buenas y las malas han salido a la luz; esta de parte de cada venezolano saber distinguir y elegir lo mejor para nuestras generaciones futuras, es importante encontrar la cuarta pata a la mesa y que esté a la altura de cada Venezolano y de nuestro amado País.

Escrito por: Dulce María Tosta    
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
01/09/2009

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/090901/la-mesa-de-tres-patas

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar