Recientemente reenvié a mis amigos un correo que tuvo, entre otras, una respuesta que deseo compartir con ustedes y les anexo textualmente:


"así es,
nosotros en Caracas disfrutamos de una de las mayores bendiciones del creador... el Ávila ese cerro hermoso, monumental, magnifico en su silueta, colores y olores, es más que un pulmón el espíritu de la capital, quien al salir del país añora ver "el cerro" o al regresar de las vagaciones (oriente, occidente o sur de Venezuela) se alegra al sentir el "olor a Caracas"... no conoces a alguien que mudado al interior te diga "extraño Caracas, su desorden, colas pero sobre todo el Ávila", le podrán cambiar el nombre para hacer honor a nuestros aborígenes (mentira !!!!) podrán estatizarlo o restatizarlo o socializarlo, pero el Ávila nos muestra que a sus pies, el más guapo suda para coronarlo y siempre quiere volver a andarlo.
saludos !!! "


Este texto me animó a escribir sobre El Ávila y algo de su historia, que a continuación les cuento.

Luego de fundada Caracas en 1.567 y donde ya todos los que por allí transitaban conocían la imponente montaña, le conceden una encomienda en el año de 1.575 al Alférez Mayor de Campo Gabriel de Ávila, de origen español y estableció su hacienda en algún lugar de la montaña, de allí el origen de su nombre; además, esto cobra más fuerza debido a la coincidencia de su parecido con una muralla de la ciudad española Ávila, que era conocida por sus muros medievales.

El Ávila es una formación montañosa emblemática y pulmón vegetal, que se encuentra al norte de Caracas y el mar, varía en alturas entre 120 hasta más de 2.750 metros y conforma el Parque Nacional del mismo nombre.

El clima es de montaña que cambia de acuerdo a su altitud. En la cima la temperatura media es de aproximadamente 13 °C, con pocas precipitaciones y dos estaciones, dentro del contexto del clima seco y el otro, de lluvias. Su vegetación es de bosques de montaña y muy variada, así como la fauna que ha desarrollado allí su hábitat; no es extraño encontrar el puercoespín, la lapa, el cachicamo, el cunaguaro entre otros y dentro de las aves que allí viven se dice que al menos 13 especies son de distribución restringida, entre ellos el turpial, el cristofué, la guacharaca, además que existen aproximadamente unas 36 especies de colibríes. También viven reptiles, como las serpientes venenosas de cascabel, tigra mariposa y varias especies de corales.

Nos encontramos con múltiples quebradas, tales como la de Cotiza, Sebucán, Anauco, Catuche, entre otras, las cuales se encuentran repartidas en toda la montaña y vierten sus aguas en el río Guaire o directamente al mar frente a La Guaira.

El Ávila es uno de los principales atractivos de nuestra ciudad, sirve de esparcimiento a caraqueños y visitantes, y fue declarado Parque Nacional en 1.958. Se comunica con Caracas por diferentes caminos a través de los cuales se puede ascender; además, se puede llegar donde se encuentra ubicado el Hotel Humboldt por medio del Teleférico de Caracas, un teleférico turístico que fue construido a mediados del Siglo XX y también existen unas carreteras con diversos puntos de origen desde la ciudad de Caracas. Cerca de dicho hotel está enclavada la única comunidad rural del área llamada Galipán, famosa por sus cultivos de flores, actividades agrícolas y turísticas, poseedora de numerosas posadas.

Para preservarlo como pulmón vegetal de la ciudad de Caracas todos los años se realizan jornadas de siembra o arborización, patrocinadas por distintos organismos tanto del sector público como privado.

También se efectúan otros eventos en su falda o borde, especialmente en el área deportiva y recreativa, para promocionar las mismas en la población.

En El Ávila encontramos una de las estructuras más simbólicas y de luces durante la época decembrina, la Cruz del Ávila, símbolo navideño encendido el 01 de diciembre de cada año y que esperamos ilumine el sendero de la paz, la prosperidad y el amor en el año 2010.

Escrito por:  Dulce Maria Tosta
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
05/12/2009

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/091205/el-avila-warairarepano

Volver

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar