Navidad, época hermosa esperada por todos los cristianos, que significa reunión de familias, de padres e hijos, hermanos, parientes y amigos; tiempo de reflexión sobre nuestros aciertos y desaciertos, de reconciliación, de agradecer a Dios Nuestro Señor por lo bueno que hemos vivido y recibido y entender los pesares por los que hemos pasado, de recordar que todos formamos parte de un todo, que somos hermanos y estamos unidos por lazos invisibles de solidaridad, amor, fraternidad…, momento para pedir que el próximo año se cumplan nuestros sueños y anhelos.

Es tiempo en que la música de Navidad invade las cuerdas más sensibles de nuestras vidas y las hace vibrar con alegría y emoción.

Diciembre mes en que celebramos el nacimiento del Niño Jesús, está lleno de eventos que se extienden hasta el mes de febrero, a todo lo largo y ancho de Venezuela y de muchos otros países, donde nos lucimos con especiales manifestaciones gastronómicas, culturales, musicales y tradicionales, tales como el pesebre, las hallacas, el pan de jamón, el dulce de lechosa, las misas de aguinaldo, las gaitas, parrandas y aguinaldos, las patinatas, el arreglo de la Mesa de Navidad, la Misa de Gallo, el Día de la Natividad del Señor, las danzas de los pastores (fiesta típica en los estados Aragua y Carabobo), el día de los Santos Inocentes, llamado en algunas regiones día de los locos y locainas, las Fiestas de San Benito, que se celebran en el occidente del país desde diciembre hasta enero, la despedida del año viejo y la llegada del nuevo año, la paradura, robo y búsqueda del Niño, que se celebra en las zonas andinas y que representa la infancia del Cristo (del Niño perdido y hallado en el templo) comenzando su celebración el 31 de diciembre hasta el 02 de febrero, cuando tradicionalmente quitamos el pesebre en algunos hogares y la llegada de los tres Reyes Magos, entre otros.

En estos momentos difíciles por los que atraviesa Venezuela y el mundo entero, pidamos a Dios y a la Santísima Virgen que iluminen nuestro camino y nos ayuden a salir adelante, para que comencemos un nuevo año en paz y con nuestros corazones llenos de amor, compartiendo nuestra mesa con alegría junto a nuestros seres queridos y deseando a toda la humanidad Feliz Navidad y Venturoso Año 2010.

 

Escrito por:  Dulce María Tosta     
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
19/12/2009

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/091219/feliz-navidad

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar