A pocos días de haber finalizado el año 2009, siento mucha nostalgia, es como cerrar la puerta ante hechos conclusos e inclusos, que en algunos casos nos llenaron de alegría y felicidad y en otros de profundo dolor y tristeza, hoy siento melancolía, haciendo un balance de lo vivido y no solo en este año, sino de algunos años atrás. Veo como en el mundo se han ido perdiendo ciertos valores, el respeto y la consideración entre unos y otros, y cada día algún pueblo continúa en sus guerras y conflictos, que han traído con ello la absurda pérdida de vidas humanas, sin distingo de clases sociales, sexo o edad.

En Venezuela, debido a la inseguridad se han perdido muchas vidas, realmente es alarmante el número y no podemos olvidar las ocasionadas por los accidentes viales a causa de la imprudencia de algunos o fallas mecánicas y las que suceden por accidentes domésticos; es asombro la gran cantidad de muertes en el mundo, por esas razones.

Puedo decirles que este año ha sido muy importante en mi vida, lleno de logros, satisfacciones y alegrías, aunque hubo nubes grises que en determinados momentos la cubrieron, la misma vida se encargó de disiparlas, porque la vida sigue y en ella todos quienes estamos vivos.

Tengo a muchas personas a quienes debo agradecer que ahora yo les esté escribiendo, principalmente a mi amigo Tony Rivera Chávez, quien confió en mi capacidad y me animó a escribir; luego a mi familia, especialmente a mi hijo, hermanas y sobrinos; mis primos Florelba Pérez, Jaime Toledo y Héctor M. Tosta; Dimas Soto que siempre está pendiente de buscar en El Periodiquito de Aragua o algún otro diario publicado alguno de mis artículos; también a mis amigos Yayita Rainiero y Carlos Asuaje, por sus consejos y apoyo; a mis amigos mas allegados que continuamente me animan a seguir adelante, entre algunos, Ana Margarita Pérez, Lilian Palencia, Miriam Fuenmayor, Luís Piedra, Azucena Fariñas, Milagros e Iraima Guzmán, Marina Sánchez, Zulay Bolívar, Gladys Rangel y las personas que han leído y leen mis artículos y que he conocido por este medio: Saady Alberto Mirabal quien hasta ha escrito poemas bellísimos inspirado en dos de mis escritos, Luís Conde con quien he tenido anécdotas muy agradables y me dio la idea de escribir sobre El Ávila, Morela Blanco, quien me envío muy alarmada una información sobre la situación del Museo de Bellas Artes de Caracas, lo cual investigué y me llevó escribirlo para alertar sobre ello; mi pariente Rafael Ortega desde Texas y desde Chile Carlos Bozo y Aldo González-Serva y, recientemente, desde Argentina Raúl Lucariní; desde Globedia.com Juan de Dios Rivas; por el Grupo Tarén, Bartolina del Río; siempre consecuentes Isaías Izquierdo, Joseba Celaya, Ninoska Hernández, Isabel Pozo, Lilian Kerdel, Lourdes Santana; Jonny Arenas, a quien conozco desde hace muchos años y me encontró a través de uno de mis escritos; José Hermoso Sierra, Antonio Dávila quienes disfrutan leyendo mis artículos, haciéndomelo saber cuando me exponen interesantes comentarios sobre ellos. También agradezco a quienes amablemente me han publicado en sus portales y páginas web, especialmente, a las redacciones de eluniversal.com, El Periodiquito de Aragua, El Nacional, Quinto Día, Diario de Caracas, Tal Cual, notivargas.com, ultimahoradigital.com, oriente.com, La Hora Digital, analitica.com/mujeranalitica.com, grupoyahoo.com, guia.com.ve; ADUANAS.COM.VE Tu portal aduanero; el blog Crónicas de Turmero de Carlos Sarcolira y desde El Salvador el diario digital El Cuscatleco; La Voz de Turmero, excelente programa radial conducido por el conocido animador Héctor Rangel y a muchos otros que están en mi mente y en mi corazón; a todos ustedes mi eterna gratitud, deseándoles un nuevo año 2010, pleno de salud, amor, paz y prosperidad junto a sus seres queridos.


Escrito por:  Dulce María Tosta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
02/01/2010

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/100102/nuevo-ano

Volver

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar