Interesante el artículo de opinión escrito por Carolina Jaimes Branger// ¡Zuas!, y me la apagaba, publicado el día lunes 12 de abril próximo pasado en varios diarios de circulación nacional y me animó a escribir al respecto, como ya una vez lo hice, comentándoles acerca de las consecuencias que acarrean los continuos cortes de luz que se venían incrementando a todo lo largo y ancho del país.

Yo no diría que somos estúpidos y conformistas, como lo expresa la autora del referido artículo, yo diría que somos INDIFERENTES y conformistas. Pareciera que a la mayoría de las personas la situación por la que estamos atravesando no les afectara o no les importara, porque cada uno anda en lo suyo, en la primera oportunidad que se les presenta no dejan de irse a la playa o de viaje, como si no se hubiesen dado cuenta que el país está a punto de colapsar en cuanto al funcionamiento de los servicios públicos básicos más importantes, tales como el adecuado suministro de energía eléctrica y agua; además de los altos índices de desempleo e inseguridad y el alto costo de la vida, entre otros.

Todos culpamos al gobierno, que es ineficiente y que la corrupción galopa a paso de vencedores por cada ministerio y oficina pública, pero creo, honestamente, que culpables somos todos, quienes durante años hemos permanecido indiferentes a los graves problemas que nos aquejan y no nos hemos involucrado en la manera de resolverlos.

Me da horror pensar que comenzaremos la agonía de las prórrogas por la emergencia eléctrica decretada hace poco por el gobierno nacional, como ha sucedido con el control cambiario, con el cual ya llevamos aproximadamente 8 años, aun cuando se dijo que era una medida temporal.

Por ello, es necesario que todos participemos con nuestro esfuerzo, trabajando, aportando ideas y propuestas a la comunidad, en procura de la solución de estos problemas que nos afectan a todos. No vale quejarse si no hacemos nada por solucionarlos. La mejor manera de expresar nuestra inconformidad es con la acción oportuna. No nos dejemos llevar por la indiferencia o la desidia, seamos interesados, exigentes e inconformes con aquellos que están en el deber de servirnos y con nosotros mismos.

 

DULCE MARÍA TOSTA |  EL UNIVERSAL
sábado 17 de abril de 2010  01:01 PM
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/100417/no-seamos-indiferentes

 

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar