A principio del mes de enero del año 2009, a eso de las 7:00 de la mañana, se encontraban en la Estación de Gasolina PDV, situada en la avenida Río de Janeiro cruce con Macaracuay, dos ciudadanos con su vehículo para surtirlo de gasolina, cuando el empleado de la Estación trato de introducir la manguera en el tanque de gasolina de la camioneta, se produjo una combustión que provocó un incendio, donde quedó totalmente quemada y heridos sus ocupantes, a Dios gracias por la pronta intervención de los trabajadores de la Estación y luego de los Bomberos no se propago. Las investigaciones arrojaron que por la acumulación de vapores en el ambiente y la activación de algún equipo que trabaja con corriente eléctrica, en este caso un teléfono celular, se originó dicho incendió, como efectivamente así fue.

Desde que ocurrió el lamentable incendió en dicha Estación de Servicio, por culpa de un Celular encendido, se colocaron avisos de seguridad muy visibles, en todas las Estaciones de Servicio de Gasolina del País, donde se prohíbe su uso, casualmente la semana pasada tuve que surtir mi carro dos veces de Gasolina y me tope, primero con un empleado de la estación de servicio utilizando su celular mientras nos atendía, mi hermana  gentilmente le dijo que el uso de Celulares estaba prohibido y que además era muy peligroso por su seguridad y la de los usuarios de la Estación, el señor manifestó tener un problema familiar, pero que el siempre lo mantenía apagado, lo que no sabe ese señor que por ese instante de imprudencia, así sea por lo que sea, le puede hasta costar la vida a él y la de los que estamos allí; el otro caso fue un señor que estaba surtiendo de gasolina su camioneta, éste estaba parado al lado y a dos carros de donde yo estaba estacionada, el señor estaba hablando de lo mas feliz por su celular, todavía se marchó y aún  seguía hablando e igualmente le hicimos la acotación al empleado y éste nos dijo: Señora allí están los carteles de prohibición del uso de los celulares y la gente mas bien se molesta con nosotros y no nos hace caso. Me imagino ante la indiferencia de algunos y para evitar otro accidente de esa magnitud o con peores consecuencias, se redactó y oficializó recientemente la Ley que prohíbe el uso de celulares en las Estaciones de Servicio. Es bueno que sepamos que cuando un celular se enciende o se contesta, genera una micro chispa, emitiendo señales suficientes para encender los vapores de la gasolina, es por eso que cuando una persona atiende una llamada o llega hablando por celular no se le debería despachar hasta tanto no lo apague, la mayoría de los usuarios hacen caso omiso a este señalamiento de prohibición y mas bien son groseros con los despachadores de Gasolina.

Por eso les digo a aquellos que aún no les interesa cumplir las normas de seguridad, que piensen una sola cosa: ¿Les gustaría que se les quemará su vehículo o ustedes mismos por la imprudencia de otros?

Escrito por: Dulce María Tosta.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
20/06/2009

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/090620/celulares-bomba-y-no-precisamente-de-agua

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar