En el mes de agosto de 1990 y para calmar la angustia de los deportistas de la comunidad turmereña, en uso de las atribuciones que le conferían la Constitución Nacional, la Ley de Expropiación por Causa de Utilidad Pública y Social, la Ley Orgánica de Régimen Municipal y de la Ordenanza sobre Régimen Legal Transitorio, durante la inauguración del VII Campeonato Nacional de Beisbol Prejunior, el ex alcalde del municipio Santiago Mariño, Prof. Efrén Rodríguez Martínez, decretó su expropiación, por causa de utilidad pública y social, haciéndose efectiva según Decreto Nro. 14, publicado en la Gaceta Municipal Nro. 9/90 EXTRAORDINARIA de fecha 21 de agosto de 1990, donde según su artículo primero se declara zona especialmente afectada su área de terreno el cual mide veintisiete mil doscientos cincuenta y tres metros cuadrados con setenta y un centímetros cuadrados (27.253,71), llevándose a cabo el juicio expropiatorio durante el cual se realizó el avalúo correspondiente y, luego, se acordó pagar el monto en cuatro cuotas, quedando éste totalmente cancelado con el pago de la última en el siguiente período de gobierno municipal. Cabe destacar, que según dicho decreto el terreno del estadio está destinado, exclusivamente, a uso de Equipamiento Urbano "P" que significa zona para uso exclusivo de parques y deportes, que comprende áreas destinadas a instalaciones deportivas y recreacionales, sin que sea posible cambiar su zonificación, por mandato del artículo 46 de la Ley Orgánica. En el caso específico que nos ocupa, esta es la única área de equipamiento intermedio (EI) existente, destinada a deportes en nuestro municipio, quedando aprobado en el Plan Rector de Desarrollo Urbano del Área Metropolitana de Maracay, (Resolución del Ministerio de Desarrollo Urbano Nro. 388 de fecha 09 de noviembre de 1987), publicado en la Gaceta Oficial Nro. 4024 EXTRAORDINARIA del 14 marzo de 1988, en el cual se señala, además, que se mantendrá intacto por décadas.

En el I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano que se realizó en la región centrooriente del país, específicamente en el Municipio Santiago Mariño del estado Aragua, por ser el Estadio "José Pérez Ramos" un campo deportivo donde asisten niños y adolescentes para la práctica deportiva y con ello contribuyen con su adecuado desarrollo físico y mental, es incluido en el Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2006 y decretado Patrimonio Cultural, según Resolución Nro. 003-05 de fecha 20 de febrero del 2005.

Desde que en el 2005 se introdujeron los proyectos para la construcción del Minicomplejo Deportivo, ninguna de las autoridades municipales los han ejecutado y es ahora cuando nos enteramos, por movimientos de tierra que se realizaron en el terreno a principios de año, que supuestamente deslindaron esa área y le cambiaron el uso para construir allí, un centro comercial, con inversión mixta.

Con ello, están amenazando los sueños que por mucho tiempo han albergado los deportistas, jóvenes y niños, entrenadores, padres y representantes sobre nuestro querido estadio, donde por años se ha practicado beisbol, fútbol y atletismo, y que hoy día no han podido hacerlo en las noches por falta de alumbrado, puesto que, con la pretendida construcción del centro comercial, además de desaparecer la pizarra, causaron daños al cableado de las torres de iluminación, lo cual constituye una evidente agresión al patrimonio municipal.

La comunidad turmereña viéndose otra vez amenazada, por el mutilamiento del terreno de su estadio "José Pérez Ramos", se ha organizado emprendiendo una serie de acciones, para que sea restituida la iluminación, la pizarra y se construya el Minicomplejo Deportivo tan ansiado por todos, en el espacio donde se pretende construir un centro comercial.

DULCE MARÍA TOSTA |  EL UNIVERSAL
sábado 5 de junio de 2010  12:17 PM
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/100605/dictadura-comercial-vs-soberania-deportiva

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar