Por qué el contralor general de la república, aquejado de un accidente cerebrovascular, no acudió a un centro de salud en los que el régimen basa su propaganda. ¿Por qué optó por una clínica privada? ¿Por qué buscó médicos venezolanos, egresados de universidades autónomas?

El doctor Luis Milton López, jefe del servicio de Terapia Intensiva del Centro Médico Docente de la Trinidad, entrevistado en el noticiero de Globovisión de esta mañana, dictó cátedra de vocería, responsabilidad del especialista al informar y delicadeza al hablar de la salud (en suma, del cuerpo) de un funcionario público.

“Esperamos una pronta recuperación del doctor Russian”, dijo el especialista. “Hemos tomado todas las medidas para recuperar su cerebro y creemos que en 24 o 48 horas podremos tener una evolución muy satisfactoria”.

Es el médico tratante que todos quisiéramos tener en la cabecera de nuestra cama cuando fuera menester. Es el facultativo serio, bien formado, responsable y experimentado que quisiéramos a la vera de nuestros familiares cuando venga una mala mano. Es, por cierto, el médico que la Constitución Bolivariana de Venezuela dice que todos deberíamos tener.

Pero no todos lo tenemos. Solo aquellos que pueden pagar las clínicas privadas, donde alguien invierte para tener profesionales del más alto nivel y tecnología actualizada.

Eso no ocurre en los hospitales de Venezuela porque el régimen autoritario, corrupto e ineficiente de Chávez desmanteló el sistema de salud. La prueba más contundente de ese desastre la está dando el contralor general de la república, Clodosbaldo Russian, quien optó por una clínica privada al sufrir un accidente cerebrovascular isquémico. ¿Por qué no fue a un hospital del Estado?… Sería bueno escuchar la respuesta del propio Russian. Aunque el país entero la conoce y la padece.

Los jerarcas del régimen no van a los hospitales porque éstos son para el sufrido pueblo venezolano. No para ellos. ¿O acaso Ana Elisa Osorio se hizo el make over en un CDI o en uno de los destartalados centros de salud a los que acuden los pobres?

Cuatro siglos antes de Cristo, el médico griego Hipócrates juró por Apolo, médico, por Asclepio, y por Higía y Panacea, cumplir con un decálogo, muy noble y hermoso, que establece el recto proceder de los médicos. La observancia del juramento hipocrático debería extenderse al gobernante, responsable de la salud de la sociedad a la que sirve.

De paso, el médico en cuyas manos puso Russian su salud es venezolano

Escrito por: Milagros Socorro
Twitter:  @MilagrosSocorro

Fuente: http://www.codigovenezuela.com/2011/04/editoriales/editorial/hipocrates-e-hipocritas

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar