Los colores tienen efectos psicológicos y fisiológicos.

El rojo, por ejemplo, es neurótico, incita la agresividad y la violencia. Es erótico e impulsivo. Y forma parte de los 4 colores psicológicos primarios en el test de Max Lûscher. Representa la actividad de ataque-defensa del organismo.

También representa la capacidad de reacción general a los estímulos externos e indica la medida de la excitabilidad emocional. Heiss y Halder. Es el color representativo de toda persona extrovertida, ambiciosa y material, que se deja llevar por el impulso, más que por la reflexión. Estocolmo. Y es percibido por el individuo como señal de peligro, de sangre, fuego, destrucción, crueldad y rabia. Es estresante. Y cansa rápidamente.

Desde el punto de vista fisiológico, el rojo aumenta la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y la frecuencia respiratoria.

En Venezuela, el rojo es chavismo y viceversa, y es considerado como responsable de estimular, no la parte erótica del venezolano sino, al contrario, de la disolución de matrimonios y parejas; del distanciamiento de familiares y amigos y, en general, del odio y la polarización de la población. Y consciente o inconscientemente, es la imagen de destrucción, atropello, corrupción, inseguridad y atraso, para más del 52 por ciento de los venezolanos.

Con razón, y después de 13 años de gobierno rojo-rojito lleno de calamidades, ahora Chávez quiere cambiar de color.

Y comenzó con el amarillo pollito.

O sea, ahora Chávez quiere cambiar el color para borrar su imagen de destrucción. Pero el pueblo, harto de engaños, ya le está cantado aquella canción de Los Tucusitos que dice: te vestiste de amarillo pa´que no te conociera.

Además, el amarillo es la antítesis chavista. Refleja la luz, irradiando la serenidad a todos lados. Psicológicamente produce un efecto de alivio de lo fatigoso, agobiante e inhibidor. Estimula la motivación para el rendimiento e impulsa hacia lo nuevo y lo moderno. Goethe y Lûscher. Es anti-estrés, mejora la hipertensión arterial, la taquicardia y el insomnio. Y, políticamente, es el color de URD y de Primero Justicia

De todas maneras, en el espectro de colores de Newton, Chávez tiene otras alternativas, dependiendo de los nuevos efectos psicológicos y fisiológicos que desee en los venezolanos, para levantar su imagen tirada en el piso. Verbigracia: el verde. Pero, el verde tiene 2 peros: es la proyección de la estabilidad emocional y equilibrio de las fuerzas, como signo de sensibilidad madura y compensación entre el mundo interior y exterior. Y está muy lejos de la personalidad chavista. Y el otro pero es que representa el símbolo político de Copei.

Otros colores son: el azul, signo de tranquilidad sin excitaciones. Menos compatible. Y es símbolo político del PPT y Min-Unidad. O el marrón, el blanco, el gris, el anaranjado, pero son contradictorios con su personalidad, y ya tienen compromiso político.

De tal manera que, en este concurso de buscar un nuevo color para Chávez, la cosa se pone dura para cambiar su imagen, después de 13 años de estar haciendo desastres por todas partes con el mismo rojo en el lomo. Por lo tanto, creo que por ahora dispone de un solo color que es auténtico símil de su egolatría y de su obra de gobierno: el negro.


El negro es la ausencia de color y de luz, la idea de la nada, lo malévolo, lo oculto, la mentira, lo negativo, la desesperanza, la tragedia y el luto. Halder.

Entonces, que sea el negro.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar