Siento una profunda admiración por los humoristas en general. Ellos tienen ese don de convertir lo trágico en comedia, logrando arrancarnos una sonrisa en las situaciones más duras y difíciles. Pero cuando los gobernantes se las tiran de cómicos, lo que provoca es ponerse a llorar.
Esto lo digo, porque desde hace varios meses los venezolanos venimos sufriendo cortes de luz -con mayor intensidad en el interior del país- siendo afectados nuestros bolsillos al reparar o sustituir nuestros artefactos electrodomésticos que terminan inservibles por tanto bajón de energía, y esto es muy serio. Se nos ha dorado la píldora con el cuento de El Niño, fenómeno climático que ha producido una terrible sequía con la consecuente reducción de los caudales de agua que surtía la represa del Guri, es más, a través de tediosas y largas cadenas de televisión, Chávez nos dijo una y otra vez que su gobierno estaba haciendo de todo, hasta bombardear las nubes, para producir la lluvia que llevara los embalses de agua a la cota necesaria para la óptima generación, transmisión y distribución de energía al país y superar así la crisis eléctrica. Incluso… ¿no se les pidió a los trabajadores de Edelca que elevaran sus oraciones al Señor y entonáramos todos a viva voz, "que llueva, que llueva, la Virgen está en la cueva, los pajaritos cantan, las nubes se levantan. Que sí, que no, que caiga un chaparrón"? Afirmativo.
Pues bien, llovió y tanto que se presentaron inundaciones en varias regiones del país y algunos municipios tuvieron que decretar la emergencia, pero el Presidente y su ministro de Energía, nos anuncian que los recortes y racionamientos continuarán por 60 días más ¿Qué tal? Entonces, ¿la culpa de tanto apagón era de El Niño o no? Parece que la cosa fumea por otro lado. Según le hemos escuchado al señor Presidente, todo es producto de un sabotaje de 8 heladeros colombianos quienes han intensificado la guerra contra este país, extensión del mar de la felicidad, y no de la desprofesionalización, cubanización y militarización del sector energético. La cosa pasa a mayores, cuando el Gobierno exculpa a El Niño y señala a una "iguana" de ser la responsable de comerse unos cables que dejaron a oscuras por horas al oriente del país. "Este animal -señaló la nota informativa de Cadafe- dañó unas copas terminales y gran parte del conductor de potencia que resultó averiado de la subestación de Lecherías". ¡Válgame Dios! Es que la naturaleza la tiene agarrada con nosotros, o muy probablemente la mano de Uribe, quien debe haber mandado a ese reptil nacido en tierras neogranadinas a dejarnos sin luz. Mientras la crisis energética se agudiza ahora con inundaciones, la Fiscal General de la Republica, inaugura unos nuevos laboratorios criminalísticos al estilo de los que vemos en la serie CSI, y anuncia entre bombos y platillos, que la primera gran investigación que se llevara a cabo con esa tecnología de punta, será aclarar la muerte de Don Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, hace 180 años. "Para nosotras va a ser un gran honor, un gran orgullo. Además estrenar estos equipos con algo tan importante como determinar las causas de la muerte de nuestro Libertador". ¿Quién investigará las 100 muertes semanales? Laureano Márquez acuñó hace poco una frase que utilizamos como colofón de esta columna "lo grave no es que el pueblo se ría de sus gobernante, sino que sea el gobernante quien se burle del soberano".
No hay luz, no nos llega el agua, nos matan en la calle, hay desabastecimiento y no nos alcanzan los reales. Esto son los verdaderos problemas a los que la revolución no le para. ¿Será que el Gobierno se burla de nosotros?
 
Escrito por: Nitu Pérezs Osuna
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar