Apocalipsis es fin de mundo.

Y el fin del mundo, en la Biblia, cabalga sobre 4 jinetes: la destrucción, en caballo rojo; la crisis económica, en negro; la conquista, en blanco; y la muerte, en caballo bayo.
Apocalipsis 6: 1-8

Un apocalipsis menor está muy cerca de la Venezuela de hoy: el fin del mundo chavista. Y viene con 4 jinetes: Adán, Diosdado, Jaua y Maduro. Y no vienen a caballo sino por aire, mar y tierra. O sea: en avión, en Conferry, en automóviles de lujo y en moto.

Cada jinete viene con la codicia de ser sucesor de Chávez. Como que si Venezuela fuese una monarquía donde se heredan los cargos de poder, cuando su líder tiene una enfermedad inexorable, de corta duración.

Y dirían: porque es necesario tener listo el plan B, del chavismo sin Chávez.

Porque, es estratégico garantizar la continuidad de la robolución con el socialismo del siglo XXI, que ha resultado ser el cataclismo del siglo XXI.

Porque, la cosa electoral se está poniendo color de hormiga para este gobierno, por la pésima gestión y la crisis de liderazgo. Y de muy buen color para la oposición.

Y porque, es mejor dar un salto adelante y aplicar a tiempo el slogan de los 3 mosqueteros, 4 con D´Artagnan, pero adaptado a las circunstancias:
todos para uno, y uno para uno.

Y lograr, al final, un chavismo sin Chávez. El fin de la revolución, de un solo tiro. El Chacal. Y el Apocalipsis chavista.

Pero los chavistas de mediana inteligencia, que todavía existen, se preguntarán por Adán, y por Diosdado. ¿Y qué me dice de Jaua y de Maduro? ¿Cuál ha sido el beneficio personal de cada uno, en estos 13 años de gobierno? ¿Cuál ha sido su actitud frente a la solución de los problemas del país, que son muchos? ¿De dónde vienen? ¿Hacia dónde van? ¿Hacia la liquidación total del país con su catastrófico socialismo del siglo XXI o hacia el incremento de su riqueza personal? Respuesta: como en las corridas de toros, hacia la estocada final del chavismo. Y muerto el toro: se acaba la corrida

Y los 4 jinetes están trabajando 24 horas al día, como zamuros cuidando carne, en 3 estrategias.

La primera estrategia, designar a corto plazo al sustituto de Chávez, ante 3 escenarios: violento deterioro de su salud, renuncia voluntaria a sus responsabilidades o inhabilitación constitucional.

La segunda: mantener la candidatura de su líder hasta que aguante. Y si es necesario utilizar su figura, como la del Cid Campeador muerto sobre su caballo Babieca, para garantizar el triunfo de la elecciones del 2012. Al final, uno de los 4 jinetes asumiría la vicepresidencia, para ser el heredero del trono presidencial. ¿Qué tal Adán, para continuar con el linaje monárquico Chávez Frías? Es posible pero creo que se van a quedar con los crespos hechos: la derrota electoral que se les viene encima es inminente.

Y la tercera: designar de inmediato al sucesor, ante cualquier evidencia de deterioro físico y psicológico del líder. ¿Y la forma? Por designación a dedo del führer, por votación interna del PSUV o en duelo de mosquetes y pistolas españolas de 1733. Veremos.

En consecuencia, el chavismo y una olla de agua hirviendo se parecen: están a punto de estallar. Pero cuando estalle será el fin del mundo chavista que hundió a Venezuela en el atraso, en la ruina económica e intolerancia política y social.

Y, después de 13 años de amargura, veremos el nuevo amanecer de la democracia, con el futuro que siempre soñamos.

Que así sea.

Escrito por: Francisco Rivero Valera
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  
@friverovalera

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/111007/el-apocalipsis-chavista-esta-cerca?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=newsEUopi

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar