Eso es Chávez para los venezolanos. Y es que al Presidente le importa tres pitos la ola de asesinatos, secuestros, robos, violaciones y atracos que se efectúan a diario en nuestro país manteniendo a la inmensa mayoría de los venezolanos, presos y atemorizados en sus casas.

Pareciera incluso que ese laissez faire, laissez passe para el hamponato, forma parte de una política de Estado puesta en práctica desde aquel famoso discurso pronunciado por Chávez en Los Próceres (febrero del 99), en el cual afirmó que robaría por hambre. A partir de ese momento, todo malandro se sintió reivindicado por el verbo presidencial, absuelto y protegido por él.

Ahora 12 años después, en momentos en los cuales el 92 por ciento de los delitos en el país quedan sin castigo, el Presidente se burla de nosotros al hacerle un llamado a los "malandros" en este tono chancero: "Yo les cambio ese revolvito por una computadora o por una beca para estudiar, en verdad se los cambio".
¿Revolvito? Si todos sabemos que la delincuencia está armada con hierros de última generación, automáticas y semiautomáticas, mientras las policías si cargan unos revolvitos añejos y con escasas municiones.

A la delincuencia se le combate declarándole la guerra, acabando con la impunidad, con policías bien equipadas y funcionarios honestos. Con fiscales y jueces probos. Aplicando cero tolerancia, hasta para el menor de los delitos. No con estos llamados presidenciales que se parecen a indultos irrazonables y captación de votos.

Es tanto el hartazgo que tenemos los venezolanos frente a la delincuencia desatada y la reinante impunidad, que la población de Naiguatá, reconocida por su alegría constante, por su larga lista de celebraciones y festividades, el pasado domingo se lanzó a la calle para protestar por el auge de la violencia e interrumpió el tránsito hacia la capital a la altura del puente sobre el río Naiguatá, generándose una cola de unos 10 kilómetros por mas de siete horas.

A esta manifestación se unieron habitantes de las zonas de Caraballeda, Tanaguarena y Macuto, quienes expresaron padecer del mismo problema de inseguridad.

La protesta fue disuelta por funcionarios de la Guardia Nacional y de la Policía de Vargas a punta de perdigones y bombas lacrimógenas, lo que obligó a los manifestantes a dispersarse.

A estos INDIGNADOS, nadie los escuchó en sus reclamos: ni el gobernador, ni el alcalde, al menos durante las siete horas de protesta, solo les reprimieron lanzándoles "gas del bueno".

El Presidente, por su parte, no le dio ninguna relevancia al hecho de que venezolanos INDIGNADOS protesten por la inseguridad

Algo muy distinto cuando los INDIGNADOS son americanos o residentes del país del norte. Estos si reciben el apoyo contundente del presidente Chávez como lo revela la siguiente nota: " (Reuters) El presidente venezolano Hugo Chávez denunció la 'horrible represión' contra los manifestantes antimercado en Estados Unidos y calificó de 'loco' a un precandidato presidencial republicano de ese país, Mitt Romney, quien esta semana arremetió contra Cuba y Venezuela.

Chávez habló durante horas en un acto con organizaciones populares, en el que expresó su solidaridad con los activistas estadounidenses que desde el mes pasado protagonizan multitudinarias protestas contra lo que califican la codicia de Wall Street.

El movimiento de los indignados se está expandiendo por 10 ciudades (en Estados Unidos) y 'la represión es horrible, horrible. Tienen no sé cuántos presos', dijo el controvertido militar retirado en una reunión en el palacio presidencial transmitida en vivo por la televisión estatal".

Es más que horrible, es verdaderamente dramático observar los centenares de muertos que cada mes engrosan las estadísticas de violencia en nuestro país, que han producido más de 400 protestas en lo que va de año. Y más espantoso aún, que el Comandante Presidente no se indigne por la represión que su Guardia Nacional Bolivariana ejerce ante unos INDIGNADOS venezolanos que lo único que exigen es el derecho a la vida.

Chávez es luz de la calle y oscuridad de la casa, sin duda alguna.

Escrito por: Nitu Pérez Osuna
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/111012/luz-de-la-calle-oscuridad-de-la-casa?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=newsEUopi

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar