Laureano Márquez
TalCual / ND

9 Marzo, 2012

Si los ciudadanos desarmados somos corresponsables de la seguridad, cuánto más no seremos del proceso electoral, en cuyo desarrollo intervenimos armados con la única arma que debe tener un ciudadano libre: el voto.

Así que además de votar hay que estar atento, ser vigilante y contralor, para inhabilitar cualquier arbitrariedad. Como las autoridades competentes son reacias a la revisión del sistema, yo me he dado a la tarea de auditarlo manualmente.

Probablemente, al ritmo que voy me tome unos 100 años, pero bueno, como “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista” para luego es tarde, comencemos: En esta primera entrega estoy auditando las primeras 25 cédulas y he encontrado las siguientes irregularidades: ·

La cédula Nº 1 corresponde al ciudadano MEDINA ANGARITA, Isaías. Puede leerse en la página web del CNE lo siguiente: “Esta cédula de identidad presenta una objeción, por lo que no podrá ejercer su derecho al voto”. Podría uno pensar en la mala suerte del general Medina al que encima le dieron un “golpe justificado” (se entiende por “golpe justificado” aquel que quien lo da llega luego al poder), lo inhabilitan para votar. Sin embargo, la razón es de peso: el general está fallecido y algunos muertos no votan, Medina es uno.

· Las primeras 25 cédulas corresponden igualmente a personas fallecidas, con dos excepciones de los titulares de las cédulas números 5 y 10. La primera corresponde a: URBANEJA PINEDA, Carlos Alfonso, quien vota en San Antonio de los Altos en el colegio “Master Dey” (sic) (¿No sé si será “Mater Dei”?). Es quizá el elector de mayor edad.

· La cédula Nº 10 de RIERA FORTIQUE, Gregorio José, no señala si el ciudadano vive. Se dice que debe presentarse con copia de la cédula. A mí me parece muy irregular en principio que alguien se llame en Venezuela Gregorio José y no José Gregorio. Ya eso no cuadra. Segundo se dice que “está en observación”. Pregunta: ¿Quién lo observa y desde cuándo? · Hay un listado de 1.244 personas cuyas edades están entre los 111 y los 129 años que están fuera del registro. Llama la atención tanta longevidad, después dicen que aquí no hay esperanza de vida. Ahora es cuando.

· La cédula Nº 21 corresponde a USLAR PIETRI, Arturo. Se indica que está inhabilitado por fallecido, pero se agrega: “No obstante, se puede presentar el caso de que estando vivo aparezca en el Registro Electoral como fallecido”. Que yo sepa el Dr. Uslar trabaja en Unión Radio, donde tiene su programa Valores Humanos y en lo que a mi apreciación to- ca, el Dr. Uslar está más vivo que nunca.

· Otro hecho irregular que llama la atención, siendo, además, que ayer fue día de la mujer, es que la primera mujer cedulada viene a ser la portadora del Nº 24: AROCHA GALLEGOS, Teotiste. Suponemos que se trata de Doña Teotiste Arocha de Gallegos, la esposa de Rómulo Gallegos. ¿Qué hacía Gallegos tan cerca de Medina? Gallegos tenía la cédula Nº 23: ¿Por qué cuando fue a sacar su cédula, cosa que hizo obviamente con su señora, no le dijo caballerosamente: “pasa tú primero, mi amor”? ¿Quién mató a Delgado Chalbaud? Todas estas preguntas y otras tantas que irán surgiendo en el camino nos obligan, primero a votar de manera masiva el próximo 7 de octubre; segundo, a decirle al millón de jóvenes que no se ha inscrito que lo hagan de inmediato y tercero, comprometernos a cuidar, supervisar, auditar, controlar, inspeccionar, fiscalizar, investigar el proceso electoral. Hecho esto, todo lo demás puede dejarse en manos de la Santísima Trinidad.

Fuente: http://www.noticierodigital.com/2012/03/auditando-al-cne/#more-81640

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar