SOBRE LA MARCHA
Por ELIDES J. ROJAS L.

17.05.2012
12:54 PM

La flamante ministra, una exhibición contundente de la piratería chavista desde su nombramiento hasta el día de hoy, es firme cuando dice que el socialismo, el chavismo que ella encarna, no repetirá las prácticas inhumanas y asesinas de la cuarta república, cuando adecos y copeyanos de una, sin negociar, sacaban las armas y listo. Eso es lo que dice.


No obstante, los malandros, los pranes, los jefes de mafias, los secuestradores y criminales que tiene al frente, alojados en sus aposentos del ministerio que dirige, no se andan con cuentos. Ese hato de malvivientes que ella ama y cuida para no herir sus humanidades santas y menos agredir sus Derechos Humanos, sí andan con las malas costumbres que implican matar gente, a tiro limpio sin ninguna contemplación. Hoy, en la Planta, ocurre una batalla que demuestra cómo es la cosa y quien manda. Y, por no dejar, también deja expuestas mentiras de ambas partes.


Los dos caras del malandrismo: la gobernante y la que está tras las rejas, se debaten en unas posiciones que rondan el chantaje, el manejo de grandes negocios y se traduce con toda claridad en dos cosas: el déjennos trabajar de los malandros, quienes prefieren quedarse ahí rodeados de familias y colegios, por una parte, mientras que la cara oficialistas quiere salir del lío sin tocar ni un pelo de los malandros como si de verdad los chavistas fueran unos guardianes de los Derechos Humanos y las garantías constitucionales. Para que las fuerzas del gobierno puedan salir del rollo por esta vez, seguramente tendrán que repetir la negociación mafiosa que cuadró Diosdado Cabello cuando explotaron los malandros de El Rodeo. Esa vez quedó claro que militarmente estamos listos para ganarle al imperio en el terreno que sea. Pero, así por no dejar, también quedó para la historia una vez más que el chavismo es la fuerza de mayor poder de fuego que existe, pero con la lengua. Los habladores de paja mejor dotados desde la época de Sadam y su mamá de las guerras. En qué terminó esa conversa. Fácil para ambas partes que se entendieron muy bien. Luego de fracasado el plan militar y puesta la cómica castrense lo que quedó fue pactar un escape simulado de los pranes con todo su cargamento de drogas, plata, armas y hasta mujeres. Ese es un chavista con clara mentalidad de estadista y una inmejorable visión gerencial, especialmente en el área del bien común.


Y eso es lo que le pasa a la Varela, flamante ministra improvisada de un área que no conoce y que se la está comiendo. Piensa solo en el bien de los pranes, en los malandros y no en los vecinos de La Planta, verdaderas víctimas de esta guerra entre malandros e incapaces.


Hasta un muerto en su casa dejó hace poco este vivir viviendo alrededor del penal. Los demás días muestra el poder de fuego de los choros y asesinos contra edificios, carros, personas. Eso no preocupa al gobierno. Es como cuando Chávez tiene qué decidir entre arreglar una carretera en Venezuela o en Cuba. Arreglará la cubana.


Para Iris Varela no hay disyuntiva. Entre el bienestar de los malandros y el bien común, el del los vecinos y la gente en general, van ganando los pranes.


Pranes 5 venezolanos 0. Primer tiempo.


Twitter: @ejrl

Fuente: http://www.eluniversal.com/blogs/sobre-la-marcha/120517/los-pranes-ganan-por-paliza

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar