En el mes de julio de 2012, el presidente Chávez anunció al país que estaba totalmente curado del cáncer que padecía. "Estoy libre, libre, totalmente libre de cáncer", dijo. Luego, inscribió su candidatura. Y comenzó la campaña y ganó las elecciones. Después, unas pocas apariciones públicas en los días subsiguientes y luego, más silencio que presencia. Cincuenta y un días después de aquel 7 de octubre, se anunció al país que Chávez iría a Cuba a someterse a "un tratamiento especial de oxigenación hiperbárica". Un procedimiento que nada tiene que ver con tratamientos curativos de cáncer. Finalmente, el 8 de diciembre, cinco meses después de la supuesta curación, dos meses después de su triunfo electoral, Hugo Chávez anuncia al país una nueva recaída, una nueva operación y un testamento político con el que unge a Nicolás Maduro como su eventual sucesor.

Los hechos parecen confirmar que el país ha elegido como Presidente a una persona gravemente enferma, incapacitada para ejercer dicho cargo. La crisis política que apenas comienza podría tener su origen en una mentira. Aquí algunas hipótesis.

Primera hipótesis: no hubo mentira alguna. Chávez estuvo temporalmente curado justo en el momento en que le practicaron los exámenes antes de la inscripción de su candidatura. Esta posibilidad pareciera improbable visto el avanzado estado que hoy muestra su enfermedad. Un paréntesis canceroso, una salud temporal, un milagro con fecha de vencimiento, es un escenario poco factible.

Segunda hipótesis: Chávez mintió sobre su estado de salud al afirmar que estaba curado cuando en realidad no lo estaba. Una posibilidad que muchos consideran viable. Sin embargo, Chávez no le mentiría a su pueblo, al menos según el criterio de sus seguidores. Además, a juzgar por situaciones de peligro anteriores, Hugo Chávez siempre opta por vivir. La tendencia a inmolarse no es un rasgo de su personalidad. Adicionalmente, de haber estado consciente de su enfermedad durante la campaña, a los pocos días del triunfo del 7 de octubre, Chávez hubiese ido a Cuba a seguir su tratamiento. Pero no fue así. Inacciones terapéuticas y sesiones en cámaras hiperbáricas dieron tiempo al avance de un cáncer expansivo sin tratamiento alguno.

Tercera hipótesis: el Presidente fue engañado sobre el estado real de su salud. Alguien le mintió a Chávez y le aseguró que estaba milagrosamente curado en el mes de julio. Alguien calculó que un candidato distinto a Chávez ponía en riesgo ciertos beneficios. Alguien consideró que esos beneficios eran más importantes que la vida del Presidente. Pero, ¿quién podría tener interés en engañar a Chávez? ¿Quién tendría tal grado de influencia sobre él que podría mentirle sin generar sospecha alguna? ¿Quién controla el equipo médico que atiende al Presidente? ¿Quiénes serían los cómplices de esa mentira?

Escrito por: Francisco Gámez Arcaya
@GamezArcaya

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/130109/mentira-cancerosa

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar