¿Cómo hablan de cambio los que no son capaces de cambiar?

verdadera esencia de las personas se la conoce en los momentos más difíciles. Lo mismo ocurre con las organizaciones. Ejemplo de esto fue la actuación más reciente de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en relación a la postulación de Isabel Pereira para la candidatura por el circuito 2 de Miranda, propuesta por María Corina Machado como su sustituta.

Es difícil que alguien niegue el trabajo y la lucha que María Corina ha librado contra el régimen los últimos años, en su circuito y en toda Venezuela. Ella se ha ganado más que nadie el derecho de elegir a quien la debería sustituir en la Asamblea Nacional luego de su injusta inhabilitación. Su propuesta fue una sorpresa, principalmente por el hecho de que no eligió a alguien de su partido o de su entorno. La elegida fue Isabel Pereira, mujer, madre y abuela, de una trayectoria intachable y admirable.

Conocida en el ambiente académico, Pereira le dedicó su vida a recorrer Venezuela de punta a punta, trabajando con campesinos, obreros, jóvenes, mujeres, empleados y empresarios, buscando obsesivamente la superación de la pobreza.  Nadie mejor que ella conoce los problemas de la Venezuela profunda, es una digna representante de la sociedad civil y de su lucha. Es por eso que tener su voz en la Asamblea Nacional hubiera sido un honor para cualquier venezolano y un baluarte para la Unidad.

Sin embargo, la MUD, que viene cometiendo errores desde hace mucho tiempo, decidió bloquear la candidatura de Isabel Pereira. Esto dice mucho de esta organización y de sus verdaderos intereses. El PSUV inhabilitó a María Corina porque no le perdonan cada una de sus luchas, por eso resulta incomprensible que la MUD haga lo mismo con su sustituta. ¿Cómo hablan de cambio los que no son capaces de cambiar?

La Unidad no es patrimonio de la MUD. Le pertenece a todos los venezolanos y no a cuatro partidos políticos que la tienen secuestrada. Venezuela necesita grandeza de sus líderes, no la mezquindad que han demostrado algunos. La MUD, al ofrecerle a Vente Venezuela, el partido de Machado, otros espacios a cambio de la candidatura del circuito 2 de Miranda, demostró no entender el espíritu de la propuesta de María Corina. No se trataba de poner a Pereira como una ficha de peso para negociar otras candidaturas. No se trataba de cargos, se trataba de principios, esos mismos que Isabel iba a defender desde la Asamblea Nacional siendo la voz de una sociedad civil valiente y decente que está dispuesta a dejarlo todo por participar en el rescate y la reconstrucción de su país.

Con acciones como ésta, uno se pregunta ¿de verdad la MUD quiere ganar el 6 de diciembre? Si le preocupa la abstención, ¿por qué la incentiva con decisiones como ésta o con cogollos y repartición de cuotas? ¿Quién es dueño de la MUD? ¿Qué intereses priman por sobre los de los ciudadanos? Nunca, desde su creación, los índices de aprobación de esta organización habían estado en niveles tan bajos. Esto no debe sorprender a nadie, son solo consecuencia de sus acciones. De igual forma, es una verdadera lástima ver a jóvenes políticos prestándose al juego sucio de los viejos zorros. Es lamentable y preocupante que actúen con las mismas costumbres que han destrozado la confianza de los ciudadanos en los políticos. No es casualidad que la marcha convocada por ellos el pasado sábado haya tenido una convocatoria tan pobre.

Es cada vez más claro que la situación que atraviesa el país le queda muy grande a los que lo único que buscan es preservar sus parcelas de poder. Mientras el país enfrenta una situación que bordea la crisis humanitaria, la MUD solo piensa en cómo le saca el mayor provecho a su cambalache.

Escrito por: Miguel Velarde

Twitter: @MiguelVelarde

Fuente: http://www.ventevenezuela.org/la-mud-y-su-cambalache-por-miguel-velarde/

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar