No hay palabras para describir la majestuosidad y belleza del tercer río más grande del mundo…

Fue descubierto por Vicente Yánez Pinzón en el año de 1500, siendo paseado en su inmensidad por el explorador  Diego de Ordaz el año de 1531, sin embargo, sus cabeceras se conocieron  mucho mas tarde, cuando unos exploradores franceses y venezolanos llegaron a su nacimiento, a 1047 MSNM, en el cerro Delgado Chalbaud, de la Serranía Parima...

Este maravilloso Río es el tercero  más grande  de la América del Sur y el quinto del Continente, es el más importante y principal río de mi Venezuela hermosa; su curso lo constituye un gran arco de 2140 kilómetros de longitud y su nacimiento a tan solo 435 kilómetros de su desembocadura, esto se debe a la presencia del Macizo Guayanés.

Posee una inmensa cuenca de 880.000 km2, que abarca el 70% de la superficie venezolana; por su margen derecha le entran 95  ríos los que a su vez reciben 290 afluentes  y por la margen izquierda le llegan 90 ríos, con 230 afluentes, sin contar riachuelos, arroyos, caños y quebradas… El Orinoco se forma por la unión de las aguas de más o menos 715 ríos, muchos de ellos caudalosos…

El recorrido del río se realiza a través de su paso por el borde del Macizo y sus numerosos raudales obstaculizan un poco la navegación. Los raudales  se prolongan hasta las  proximidades  de la desembocadura del Río Meta. Los afloramientos del Escudo sobre sus aguas y la acumulación de material sedimentario, ha dado lugar a la formación de 570 islas, siendo la mayor la Isla Ratón, con  un área de 40km2...

El Río Orinoco se divide en 4 tramos, a saber: el Alto Orinoco, desde su nacimiento hasta los Raudales de Guaharibos de 240km; Orinoco Medio: desde los Raudales de Guaharibos hasta los Raudales de Atures, 750km; Bajo Orinoco, desde los Raudales de Atures hasta Piacoa, frente a Barrancas, 959 km con el Delta y  desde Piacoa hasta la desembocadura, a través de numerosos brazos en el Océano Atlántico a  200 km…

Entre los afluentes del Río Orinoco podemos mencionar: el Ventuari; Uesete; Yatití; Parú; Asita; Manapire; Matacuní; Botamo; Padamo; Marieta; Guapachí; Ocamo; Cunucunuma; Ugueto; Atabapo; Siapa; Matapire; Maripitare; Yagua; Ararí; Cuntinamo; Guaname; Casiquiare; Panomi;  Pasiba; Pasinomi; Mavaca; Manaviche y muchos más…

En el centro del Río, en su parte más angosta, entre la población de Soledad  del Estado Anzoátegui y Ciudad Bolívar (antigua Angostura, por lo estrecho del río), se erige la famosa Piedra del Medio, una fantástica y legendaria piedra negra, adorada por todos aquéllos que hemos tenido la dicha de conocerla,  (Piedra propietaria de fantásticas leyendas) y llamada El Orinocómetro, por el historiador don Alejandro de Humboldt, por considerarla como el medidor natural de las bajadas y las crecidas de este soberbio, caudaloso y majestuoso Río, ícono y orgullo patrimonial de mi hermosísima Venezuela. 

Para dar una idea de lo que cuenta la leyenda acerca del misterio de esta maravillosa Piedra, ícono sagrado de todos los guayaneses. He aqui la leyenda:

LA HIDRA, UN MONSTRUO EN EL ORINOCO...

En el Estado Bolívar, en el medio del Rio Orinoco, se puede apreciar una famosa y maravillosa pero extraña formación rocosa conocida como  "La Piedra del Medio". Los habitantes de la ciudad la  usaban para llevar el registro de las subidas o bajadas de las crecidas  del Agua. Igualmente se dice que debajo de la piedra existen amplias galerías  que se forman por toda la ciudad y en ellas habita un monstruo llamado LA HIDRA, la cual es una serpiente de siete  cabezas.

La última vez que se vio, fue en el año de 1988, cuando una multitud de bolivarenses asustada, con  linternas y cámaras  pudieron fotografiar varias sombras de  las supuestas cabeza de la serpiente. Al día siguiente la noticia apareció en toda la prensa del país. A mediados del siglo XX, la Universidad de Oriente envió una embarcación de estudios oceanográficos para realizar investigaciones en el Rio y un buzo que se sumergió  para explorar el Río, en un ataque de nervios pidió  que lo subieran porque había visto un monstruo. Pero esta expedición develó, con aparatos de ultrasonidos, que justo delante de la piedra, se encontraba una fosa de 160 metros de profundidad en forma de embudo. La leyenda ha crecido y se ha hecho famosa al punto de que se cree que la monstruosa serpiente vive en esa gigantesca fosa subterránea. Igualmente  se dice que en las cercanías de  la piedra se han perdido muchas embarcaciones y los que han logrado aparecer, cuentan que algo les golpéa las embarcaciones.

 

Escrito por:   Yayita Rainiero

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Volver

 

Yayitta Rainiero

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar