Toca duro al mundo moderno. Lo han afirmado líderes de todas partes. En diversos escenarios y foros mundiales, el cambio climático y el compromiso global por la mejora del ambiente son temas en el tapete.

La encíclica del Papa Francisco "Laudato si", ha hecho un maravilloso llamado a los católicos dentro de la discusión global sobre la situación ambiental de nuestro mundo.

La encíclica del Papa recoge una tradición de documentos, pero como Francisco de Asís, echa una mirada hacia la custodia de la naturaleza que no puede ser obviada por la comunidad católica, así como por las mujeres y hombres de buena voluntad. El discurso hace historia por motivos más allá  de su repercusión en la actual discusión sobre el cambio climático. El responsable del catolicismo milenario, donde se reconocen cientos de millones de personas demanda a sus fieles, en el marco de la Encíclica, a una profunda conversión ecológica, lo que suena insólito.

El Papa Francisco ha presentado un documento de profundo contenido espiritual, político, ecológico y social, donde muestra un reconocido compromiso con los más débiles y desfavorecidos de la Tierra. Elemento que atraviesa toda la Encíclica. A intuición de muchos, la repercusión de "Laudato si" perdurará por los próximos años y, de seguro, proveerá de elementos fundamentales a los debates sobre la crisis ambiental, la pobreza extrema y la desigualdad Norte-Sur.

El cambio climático aqueja a aspectos aún no considerados por ningún otro líder católico, con la claridad y énfasis del Papa Francisco: la justicia intrageneracional e intergeneracional, así como serios interrogantes sobre los fundamentos de equidad a los que anhelan y por los que luchan nuestras sociedades democráticas.

Las consecuencias negativas afectan y afectarán devastadoramente a los cientos de millones de personas de las comunidades más pobres y vulnerables de los países en desarrollo. Justamente, quienes menos han generado el problema ambiental.

Para diversos Estados-isla del Sur supone inclusive una amenaza existencial por el ascenso de los niveles del océano. Asimismo, un aumento de la temperatura por encima de los dos grados centígrados creará una catástrofe sin atenuantes para el mundo que vivirán nuestros descendientes, así como para el resto de formas de vida que coexisten con nosotros en la Tierra.

Muy acertada ha sido la propuesta del Papa Francisco, que ha puesto en el centro de la discusión el desafío moral con que nos interroga ante este grave problema.

El viaje a Cuba y Estados Unidos, que realizará su Santidad Francisco del 19 al 22 de septiembre, será un punto de inflexión dentro de la historia del siglo XXI. El llamado a los mandatarios en la Organización de Naciones Unidas (ONU) y a los representantes estadounidenses en el Congreso de EUA, será sin lugar a dudas una dura exhortación a la conversión de la clase política sobre el problema que se avecina, y en el que está comprometido el futuro de nuestros hijos, sobrinos y nietos.
 

Escrito por: Rafael Martínez Nestares // El Universal

sábado 19 de septiembre de 2015  12:00 AM



@rafaelmartinezn
@proyecto_pais 

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/150919/francisco-conversion-ecologica-y-politica

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar