Hugo Chávez traiciona a su patria al comprometer gravemente la reclamación histórica de Venezuela ante Guyana del territorio Esequibo. Es absolutamente falso que la entrevista de los cancilleres Maduro y Rodríguez en Trinidad ratifique, de alguna manera, la posición de Venezuela y mucho menos indique la existencia de unas relaciones armoniosas entre los dos países. Esa percepción absurda del gobierno chavista es una ilusión. Es de interés analizar detalladamente el contenido de ese comunicado y compararlo con las declaraciones de Hugo Chávez, cuestionando la tradicional posición histórica de Venezuela, para dejar en claro la equivocada política en las relaciones con Guyana sostenida por el gobierno nacional y el inmenso daño que le hace a nuestro país.

El comunicado no es malo en si mismo. Es lo normal después de una entrevista entre cancilleres u otros altos funcionarios. El problema que existe es su generalidad. No es suficiente que dicho comunicado reconozca el derecho de Venezuela a plantear sus puntos de vista en la Comisión de las Naciones Unidas sobre la ampliación de la plataforma continental de Guyana. Ese derecho lo tiene Venezuela sin que lo reconozca Guyana. Lo necesario era, y es aún, una nota diplomática específica que aclare las razones por las cuales Venezuela no acepta la ampliación de la Plataforma Continental de Guyana a 350 millas, resaltando los problemas que, según entiendo, produce sobre otras delimitaciones logradas por Venezuela en dicha área.

Veamos el texto del comunicado para entender, con precisión, las razones que esgrimo: "Al discutir la solicitud hecha por Guyana ante la Comisión sobre los Límites de la Plataforma Continental, Guyana manifestó que reconocía el derecho del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela de dar a conocer sus puntos de vista ante la Comisión. Por su parte, Venezuela recordó su legítimo derecho de soberanía y jurisdicción en la Fachada Atlántica. Ambos ministros acordaron que en lo sucesivo sus respectivos Facilitadores discutirán los temas relacionados con la petición de Guyana e informarán a sus respectivos gobiernos". Un derecho no se recuerda se ejerce. Así siempre lo hizo Venezuela al patrullar su Armada el área que consideramos bajo nuestra soberanía.

Tampoco le corresponde al facilitador en las negociaciones de límites en el Esequibo intervenir en dicho asunto, ya que de esa manera se reconoce la existencia de un derecho de parte de Guyana. No es suficiente recordar nuestra soberanía y jurisdicción sobre la fachada Atlántica, ya que en estos casos se requiere utilizar específicas coordenadas para realmente generar derecho. De la manera general que se hizo en el comunicado sólo surgen perspectivas de derecho. La solicitud de ampliación por parte de Guyana de su plataforma continental, debe tratarse de forma bilateral, rechazando, como ya dije, en nota específica dirigida al gobierno de Guyana ese supuesto derecho. Copia de esa nota debe enviarse a la Comisión respectiva de las Naciones Unidas.

Un aspecto, aún más delicado, es la forma en que el comunicado trata el tema de la delimitación. Afirmar que "ambos ministros reconocen que la delimitación de fronteras marítimas entre los dos Estados sigue siendo un tema pendiente, coincidiendo en que dicha delimitación requerirá negociación" es, a mi criterio, un error, ya que debió utilizarse el término áreas marinas y submarinas. Para colmo, al reconocer que la controversia "en relación con el Laudo Arbitral de 1889, en cuanto a la frontera entre Guyana y Venezuela, sigue existiendo" no se señaló los casi cincuenta años de negociación ni, mucho menos, se logró establecer un plazo para alcanzar "una solución practica a la controversia".

Si comparamos el supuesto avance alcanzado en la reunión de Trinidad con el daño que le ha hecho Hugo Chávez a nuestros derechos en el Esequibo y en la fachada Atlántica tenemos que concluir que el afán de construir un liderazgo en la América Latina lo ha conducido a comprometer los intereses vitales de Venezuela. No es posible negar que su frase al señalar que la Reclamación del Esequibo la inició el gobierno de Rómulo Betancourt, siguiendo instrucciones de Estados Unidos, para desestabilizar el gobierno de Cheddy Jagan deja sin piso moral a una reclamación que justamente tenía fuerza por ser un acto de justicia que reivindicaba a Venezuela de la acción colonial inglesa. Esa es la razón por la cual acuso a Hugo Chávez de traición a la patria.

Escrito por: Fernando Ochoa Antich
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/111009/debilidad-y-mas-debilidad-en-la-defensa-del-territorio-esequibo?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=newsEUopi

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar