¿AQUÍ TODO ES MUERTE?

Ratificamos: esto es una guerra diseñada por fuerzas interesadas y luego expuesta por Hugo Chávez (ABM, Habla el Ctte, Css, 1998, p.461): aquí la guerra y la paz son una falsa dicotomía. “Todo es una gran guerra”. Violencia.

Por ello esta “revolución es pacífica pero armada”. Todo el que asuma el ‘proceso  revolucionario’ tendrá paz. Quien no, pasa a la esfera de la oposición que es  violenta y debe ser tratada de la misma forma. Por esto el discurso pacifista es un engaño. Lo que prevalece es una violencia abierta y encubierta.

¿Cómo enfrentar entonces una maquinaria violenta de tarifados sometidos a la compra-venta de conciencias, un Estado forajido-delincuencial militarizado y represivo, un proyecto neosocialista que cuenta con apoyo internacional encabezado por China y Rusia?

Y si aquí todo es una guerra, ¿cómo es que  las oposiciones oficiales  obvian la violencia programada y activa para presionar por el  logro de unas elecciones generales que las llevarían al poder?

¿Están interesadas en una política para enfrentar la violencia o simplemente  la legitiman para jugar a la negociación?

 


Y así visto, el impulso  de la protesta de  calle no se puede entender como un desafío  a  las fuerzas violentas del Estado sino como una manera de aumentar la presión nacional e internacional que obligue a aceptar  las transacciones que darán grandes beneficios, a los dueños del poder.

En la práctica, ese  monstruo de la violencia estatal, fuerte y poderoso,  lleva al débil opositor, arrastrado, manipulado e infiltrado  a las negociaciones de la compra-venta de parcelas de poder para mantener la paz y la convivencia. ¿Y dónde quedan los muertos?

Este capítulo se inicia con el clima de protesta que se crea con las sentencias 155-56 del TSJ del 28-29Mar-17 que  formalizan  lo ya establecido en la práctica: el desconocimiento de la AN. El 31Mar-17 la Fiscal dice que esas sentencias rompen el orden constitucional y crece el descontento.

En la marcha del  04A-17,  con el asesinato de Jairo Ortiz se inicia un nuevo ciclo de muerte. Para el 19A se convoca la “madre de todas las marchas” y de nuevo la ilusión de mucha gente en un Plan B de las oposiciones. El 20-A en El Valle hay protestas, saqueo, masacre y se hace inevitable el recuerdo del 27F-89.

 

 

Para el 24A-se convoca El Plantón o resistencia sin retorno. De no dar resultado  vendría El Trancazo Nacional, la paralización de todo el país. Pero este paso no se dio. En su lugar se convoca otra marcha para el 26A hacia la Defensoría del Pueblo. La represión repitió su esquema y cae el estudiante Juan Pablo Pernalete. Oficialmente el muerto N° 28 en lo que va de mes. Otros registros hablan de por lo menos 30 asesinados.

El 06-A muere Jairo Ortiz (19) Miranda, El 10 Daniel Queliz (20) Carabobo. El 11 Miguel Ángel Colmenares (36)  y Bryan Principal (14) Lara. El 12 Jay Ammaro (28) Lara. El 13 Cruceine Canelón (32) Lara. El 19 Carlos Moreno (17) Css y Paola Ramírez (23) Táchira. El 20 Melvin Gaitán (Miranda). El 21: William Marrero (33), Robert Centeno (29), Jonatan Meneses (27), Yoirgerber Barrera (25), Elio Pacheco (20), Estiverson Zamora (29), Kevin León (30), Francisco González (34), Ramón Martínez (29), Adolescente(17) Cs. El 23: Almelina Carrillo Css. El 24: Jesús Sulbarán y Renzo Rodríguez (Barinas), 25: Efraín Sierra (34) Táchira. El 26: Eyker Daniel Rojas (20) Lara: Orlando Medina (23) El Tocuyo-Lara. El 28: Juan Pablo Pernalete (20). No está claramente establecido el número de muertos en El Valle el 20/21.

 

 

Y a estas alturas ¿cuál es el sentido de seguir convocando marchas sin atender a la decisión masacradora estatal? ¿Hay una simple improvisación política o se entiende que sólo un clima de violencia puede llevar a posiciones convenidas a los acuerdos que apunten hacia un nuevo  reparto de poder?

Pero en el camino pueden surgir  obstáculos para estas transacciones: ¿Cómo ignorar  que cada vez aumenta la legión de quienes se apartan de oficialismo y oposición oficial, los dos monstruos de las minorías, para asomar como futura fuerza capaz de convocar las luchas, ya no para tratos monstruosos, sino por un cambio histórico verdadero?

A esto le temen las minorías. Saben que en el corto y mediano plazo controlarán el proyecto que nos mantiene inmersos en la guerra social del desgaste y la destrucción. Pero saben también que no podrán mantener indefinidamente este dominio.

 

 

Cada día menos venezolanos creen en ellos porque ya están convencidos que esos políticos existen para mantener  esta rentable situación. El objetivo de ellos no consiste en superarla sino en mantenerla, aunque con cambios de forma,  porque son parte de los mismos males que les dan beneficios y espacios de poder.

El cuadro está en vías de clarificación. Y crece la convicción sobre la necesidad de que se estructure la fuerza social en forma organizada, consciente, operativa y alejada del héroe-caudillo-salvador liberal-positivista y pasar a la acción horizontal donde todos participen en el  hacer de una  historia que se aparte de la muerte y abra cauces a la vida y el porvenir.

Sancho, sin una fuerza social organizada en Movimiento de Movimientos (MdM) seguirá ganando aquí el guerrero de la muerte!

Escrito por: Agustín Blanco Muñoz

@ablancomunoz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Últimas Noticias ampliado

29 abril 2017

 

Preocupante correo que contiene muchas verdades, pero sigo creyendo que la única salida es la calle no entendida como hecho que produzca ella sola lainmediata salida del plátano y cía., sino que produzca la paralización y consecuente imposibilidad de controlar la masa de calle exigiendo el cambio

y haciendo que el grupo mayoritario de militares honestos tomen el mando y se forme nuevo gobierno en armonía civico-militar. Hablo claro porque a esta altura hay que pensar en soluciones que no sean de entrega disfrazada.

Fuente: http://historiactual.blogspot. com/2017/04/aqui-todo-es- muerte.html

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar