Una vez en la sede de la Conferencia me informaron sobre los acontecimientos de los últimos días. La situación era, por demás confusa y no se tenía más datos que los que todo el mundo manejaba, basados en lo que los medios trasmitían. Los despidos de altos directivos de PDVSA, en vivo y directo por TV, en forma por demás burlesca, exasperaron más los ánimos e hizo crecer la tensión social. En reunión con el Sr. Cardenal Velasco establecimos la conveniencia de convocar a los miembros de la Presidencia y a los de la Comisión Permanente para una reunión extraordinaria urgente, para el miércoles 10 de abril a fin de analizar la situación. Una buena parte de los convocados contestó inmediatamente. Algunos no consiguieron cupo en los aviones. Otros manifestaron la conveniencia de permanecer en sus sedes, pues la situación en el interior del país era reflejo de lo que estaba pasando en Caracas. La reunión se realizó con los miembros que pudieron llegar. En ella se analizó lo que sucedía no sólo en Caracas, sino también la tensión que se vivía en toda Venezuela. Se elaboró un comunicado que yo leería al día siguiente, 11 de abril, en horas del mediodía, en rueda de prensa desde la sede de la Conferencia.

El día jueves 11, tuvo lugar la multitudinaria marcha que se dirigió desde distintas zonas de la ciudad hacia una zona céntrica de Caracas. El Cardenal Velasco me llamó en la mañana de ese día para solicitarme que lo representara en un encuentro-almuerzo con el fin de darle la bienvenida al nuevo embajador estadounidense. La reunión estaba convocada para las once de la mañana en una quinta del Country Club, propiedad del señor Gustavo Cisneros. Me dirigí a la cita. Dejé mi celular con las secretarias porque tenía previsto regresar inmediatamente para la rueda de prensa. Fue una ingenuidad de mi parte, pues quedé incomunicado. En el encuentro estaban representantes religiosos Judíos y Evangélicos, y mi persona. También, los directivos de los principales canales de televisión caraqueños. Entre los políticos, se encontraban el alcalde señor Alfredo Peña y el Dr. Luis Miquilena. El Embajador Shapiro, quien apenas tenía en el país menos de un mes, llegó con dos o tres asistentes.

En la sala principal, había una pantalla de televisión que era el centro de atención de todos los presentes, dada la magnitud de la manifestación popular. La preocupación comenzó cuando la marcha se dirigió hacia el centro de la ciudad. Se adelantó, entonces, el sentarnos a la mesa. El anfitrión dirigió unas palabras y luego todos fuimos invitados a decir algo. Prácticamente dijimos lo mismo, desde la perspectiva particular de cada quien: bienvenida, llega a un país en situación convulsa, necesidad de trabajar por la paz y armonía de los venezolanos.
La comida fue servida con rapidez. Apenas la probé. Había tensión y se recomendó que cada uno regresara cuanto antes a su domicilio porque se tenía información de que se estaba activando el Plan Ávila. Los que no teníamos idea de qué se trataba, fuimos ilustrados de que estaba en acción el primer paso, la llamada operación laberinto: dar órdenes disímiles a cada organismo de seguridad o protección al ciudadano para impedir que la gente se trasladara de un lugar a otro, incluidas las entradas o salidas de la ciudad.

Mientras, en la Sede de la Conferencia Episcopal, se hicieron presentes los Medios de Comunicación para la rueda de prensa pautada. Al no encontrarme en la Sede, el Secretario General, Mons. José Luis Azuaje Ayala presidió la reunión, que como nota extraordinaria, se realizó en la Capilla central de nuestra sede, para pedir al Señor por la paz. Los periodistas no pudieron abandonar la sede de la Conferencia hasta entrada la tarde debido a la situación que se estaba viviendo en el centro de la ciudad.

Fuente: http://www.vlinea.com/index.php?option=com_content&view=article&id=10563%3Abaltazar-porras-memorias-de-un-obispo-los-primeros-meses-del-2002-&catid=1%3Anacionales&Itemid=64&limitstart=3

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar