Según las evidencias arqueológicas localizadas en Turmero y en toda la cuenca del Lago de Valencia, es lógico suponer que esta zona estuvo densamente poblada antes de la llegada de los invasores europeos, obviamente fue un espacio intensamente ocupado por nuestras comunidades indígenas

El asentamiento de la población aborigen se asocia a las condiciones físico - naturales predominantes en el área, las cuales formaron un atractivo para esas comunidades, sobre todo por la fertilidad de los suelos, la variada fauna terrestre y marítima además del recurso agua que irrigaba toda la cuenca. Por otra parte las facilidades de interconexión entre los Valles de Aragua y del Tuy con la región noreste del país, al igual que con la costa del Caribe en el vertiente norte de Turmero, contribuyeron al desarrollo de estos pueblos indígenas,particularmente los que ocupaban las tierras de Turmero.

De acuerdo a las investigaciones (Vargas, 1985), los primeros habitantes de la Cuenca del Lago de Valencia habían migrado del Bajo Orinoco, de  la zona conocida arqueológicamente como fase Barrancas.

En el valle de Turmero se ha encontrado y existe actualmente un conjunto de evidencias importantes que revelan la fuerte presencia de las comunidades indígenas. Un conjunto de estas evidencias está representado por los petroglifos localizados en Guayabita y Brasen. Cabe destacar, además, los restos de cerámica y otros objetos de valor arqueológico encontrados en el valle de Paya e igualmente el cementerio indígena descubierto cuando de hicieron los trabajos de drenaje de la ciudad de 1991 ubicado en la parte este de la calle Sucre. También revelan la presencia indígena los pilones y piedras de moler encontrados en diferentes sitios de la zona en referencia. Esta ocupación de espacio por las comunidades aborígenes se ve reforzada por los numerosos nombres y vocablos que predominan en diferentes lugares del Valle de Turmero, por ejemplo Paya, Güere, Mácaro, Punta Capino, Paraima, Coropo. Este modelo sociohistórico correspondiente al espacio indígena resultó completamente afectado por la implantación de los mecanismos de dominación impuestos por los conquistadores y colonizadores europeos.

Las comunidades indígenas que habitaban la zona son identificadas como los Aragua  y los Tacarigua, ubicados en la parte norte del Lago de Valencia; los Ajaguas, ubicados en la zona oeste, y los Mucarias y los Meregotos en la zona sur. Esta última comunidad era la predominante en todo el valle de Turmero. Sus principales actividades estaban centradas en una economía diversificada, basada en el cultivo de la yuca, la pesca fluvial y pesca terrestre. Por otra parte, estos indígenas se destacaron en la actividad artesanal ligada a la producción alfarera con significativo dominio de técnicas e su elaboración. La ocupación de este espacio se realizo de manera armónica y equilibrada, con profundo respeto a l naturaleza

La posesión de estas tierras data desde 1593, cuando las autoridades de la Provincia de Venezuela le asignan este territorio a Lorenzo Martínez en condición de encomienda; pero no fue hasta el 27 de noviembre de 1620 cuando Turmero adquiere categoría de pueblo y se funda la iglesia que lleva por nombre Nuestra Señora de  Candelaria.

Escrito por: Efrén Rodríguez
Fuente:http://www.facebook.com/elnene.meneses#!/notes/efr%C3%A9n-rodriguez/din%C3%A1mica-geohist%C3%B3rica-de-turmero/10150193549363780

Volver

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar