Copyright 2015 - Custom text here

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 
El Proyecto Continental Bolivariano, ha tenido sus momentos de gloria, de avances sin trabas y estorbos, pero así mismo en ciertas ocasiones suele empantanarse para quedar atorado bajo sus propios errores. Este Proyecto Político-Militar, indefinido en el método, se atasca básicamente cuando aparece la evidencia concreta de estar colaborando abiertamente con la FARC, mostrados los registros de la computadora del Comandante Reyes como prueba irrefutable de la unidad FARC-Chavizmo, lo cual deja además claro el deseo de sacar del camino al Presidente Uribe, también por parte del Presidente de Ecuador el cual también anda en planes para la elaboración de la plataforma única capaz de enfrentar el imperialismo (político), pero no al capitalismo al cual le han sacado mucho provecho en su país los amigos empresarios, tal cual, en Venezuela. En el momento cuando la FARC se derrumba estrepitosamente y arrastra al chavismo, entonces el líder recula y establece como línea de rectificación la condena al método de sus aliados y dice que la lucha armada no tiene vigencia en América, cosa que es desconocer el marxismo-leninismo desde la A hasta la Z. Sin embargo, el fin justifica los medios y para lograr el perdón y seguir avanzando cualquier posición es buena, aun cuando ello carezca de ética revolucionaria. En ese transcurrir se cambia el apoyo militar y político por dólares en estos países, surgiendo maletines viajeros repletos de dólares por toda la geografía latinoamericana, logrando resultados exitosos en cierta medida y teniendo una derecha indecisa y sin Plan inmediato para detener la influencia del socialismo del siglo XXI. Se engolosina el líder actuando como agente Imperialista. Trata de convertir a un país con una estructura atrasada en satélite del “socialismo del Siglo XXI”, ignorando, las condiciones para tal fin, creyendo que usando un hombre llegado desde la derecha, ambicioso de Poder, lograría subyugar a toda la pequeña Honduras apartándose de todos sus antiguos compinches y sobre todo pensando ser capaz de incorporar un Ejercito tradicionalmente pro-yanky, anti comunista y organizado desde el exterior para actuar en la zona como brazo armado del orden capitalista. El resultado está a la vista, no siendo otro que una derrota para los organizados bajo el ALBA, quienes creían hacer caída y mesa limpia en la nación centroamericana. El Plan estaba claro. Reponer a Zelaya y convocar al pueblo para producir una insurrección popular arrinconando a los militares y ante la reacción, a nombre de los derechos humanos, defenestrar a todos los dirigentes de los poderes establecidos y desde luego aprobar la reelección para integrarse a la Monarquía Colectiva, eliminando todo Poder Popular en la práctica. Todo se derrumbo y seguramente se prepara la revancha, esencialmente, contra las Fuerzas Armadas de ese país. Por ahora, Colombia y Honduras, se cuentan en el lado espinoso de las derrotas para el Proyecto Continental de monarcas sin corona; en un capitalismo de Estado, en un Nuevo Orden Politico-Economico. Amanecerá y veremos.
Escrito por: Tony Rivera Chávez   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

f t g m