{jcomments off}

Con el deseo de colaborar efectivamente para que los votantes de hoy se transformen en los electores del mañana y que el principio de que la soberanía reside en el pueblo sea una tangible realidad. Nuestra consigna: ¡Votar para elegir!

Visitanos

NOTA IMPORTANTE: Las propuestas que hacemos en este sitio solamente se pueden hacer realidad en democracia.

 

 

 

 

Consulta // Dulce María Tosta

Guaidó y su sequito, que parecen no tener propósito de enmienda, recientemente, hicieron un llamado a una consulta sin fundamentación ética ni política, que no debería sorprendernos, ya que con esto una vez más le hacen el juego al régimen. Este llamado tiene el mismo estilo de las mega-marchas (entre las que destaca la del 1 ° de septiembre de 2017) y las de otras actividades que desde su inicio se sabía que no llegarían a nada.

Los que hoy convocan a esta burla son los mismos que en febrero de 2019, plantearon a sus seguidores el mantra:

·   Cese de la usurpación;

·   Gobierno de transición y

·   Elecciones libres

Cabe destacar que estos mismos, tampoco atendieron los resultados del plebiscito del 16 de julio de 2017, que, ahora dicen no fue convocado por ellos, en definitiva, con esto insuflaron de oxígeno al régimen por veintitrés meses más y llenaron nuevamente de desesperanza a las masas populares.

En esa oportunidad la MUD convocó a los ciudadanos para preguntarles si estaban de acuerdo con el "gobierno" ─desde hace tiempo le llamo régimen─ de Maduro, o si deseaban salir de él. ¿Acaso esta pregunta ya no estaba respondida por los héroes que han perdido la vida en nuestras calles, o por millares de golpeados, humillados, apaleados y heridos que algunos, quedaron incapacitados y que ya son lugar común en las redes sociales? ¿Acaso millones de emigrantes que convirtieron nuestros aeropuertos y fronteras en lugares de llanto y despedida no satisfacen su morbosa curiosidad? Ahora, nuevamente preguntan:

1) ¿Exige usted el cese de la usurpación de la presidencia de parte de Nicolás Maduro y convoca la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables?

2) ¿Rechaza usted el evento del 6 de diciembre organizado por el régimen de Nicolás Maduro y solicita a la comunidad internacional su desconocimiento?

3) ¿Ordena usted adelantar las gestiones necesarias ante la comunidad internacional para activar la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan rescatar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad?

Desde tumbas gloriosas y honorables calabozos, esas preguntas ya han sido contestadas. Es ofensivo para Neomar Lander, Bassil Da Costa, Roberto Redman,  o Juan Pablo Pernalete, por nombrar algunos y decenas de mártires más, preguntar lo obvio y, sobre todo, someter a consulta la procedencia de sus sacrificios.

Los MUDeros deberían estar más que satisfechos por la bravura de los venezolanos durante las últimas protestas, con sus más de cien  inmortales, más de setecientos heridos, más de quince mil lesionados, aproximadamente mil doscientos cincuenta presos y más de trescientos cuarenta civiles presentados ante tribunales militares; sin olvidar los más de seis millones que tuvieron que salir del País, según algunas  fuentes y no someter a los ciudadanos a una nueva estafa.

Cada día se hace más evidente que a la autotitulada «Unidad» le interesa cohabitar con la tiranía, con fines estrictamente electorales. Están más  pendientes de ponerle la mano al «coroto» que de la libertad de  Venezuela; ya hablan de gobierno de emergencia nacional cohabitando con los chavistas «buenos» e inclusive teniendo a Maduro como candidato, donde ellos serian la unidad y al que difiera de sus disparates lo insultan.

Maliciosamente, el combo AD, PJ, UNT y VP utilizan la desesperación popular para acrecentar su base política. Marchas sin destino, plantones sin objetivo y cacerolazos sin efectos no han logrado quebrantar la férrea voluntad del pueblo de ser libre; junto a esa determinación crece por instantes la desconfianza en el liderazgo político y el criterio de que solo el pueblo salva al pueblo, muy parecido al expresado en los carteloncitos de carretera «Solo Cristo salva».

Pero lo verdaderamente preocupante de esta absurda convocatoria es que está dirigida a enfriar la recalentada opinión internacional en contra de la tiranía venezolana. No parece ser casual que cuando Maduro monta su tarantín electoral, los que se hacen llamar «la oposición», para un día antes  resuelven indagar sobre lo que quiere el pueblo o, en otras palabras, se interesen en aclarar dudas sobre el apoyo popular al madurismo, pues lo que se sabe no se pregunta. El resto lo hará la inmensa maquinaria propagandística del régimen.

Una vez más la MUD traicionó a quienes dijeron defender y abusan del desespero y de la ingenuidad política de los que le otorgaron su confianza el 16 de julio de 2017. El juicio de la historia que sobre ella pesará la colocará ─a lo Dante─ en los lugares más inclementes del infierno.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@DulceMTostaR
https://www.dulcemariatosta.com
6 diciembre 2020

Volver