Imprimir

 
 
La M // Dulce María Tosta

La MUD, la cual prefiero llamar la Mesa o Mesita, o simplemente, la M, por su ausencia de unidad y democracia, ya que hace rato perdió la «D», y la «U», pues ya habían encontrado triste sepultura en las luchas intestinas y en la ausencia de propósitos comunes; adolece de estadistas y le sobran políticos de medio pelo. 

Ha quedado claramente demostrado que los partidos del G4 (AD, PJ, VP y UNT); han puesto sus intereses en múltiples oportunidades por encima de los del País; cuando sus odiosos «dedos» echaron a un lado el derecho de la gente a elegir a sus candidatos y dejaron por fuera a los independientes, llenando los tarjetones de fichas de partidos, casi todas desconocidas en las circunscripciones electorales y algunas francamente repudiadas.

Vivimos en una Venezuela que hace un largo tiempo no tendría cupo ni en nuestras más pavorosas pesadillas, donde reina la inseguridad; la escasez; el alto costo de la vida y donde, recientemente, el encierro por el #VirusChino que ha castigado al mundo, se ha hecho Ley y la escasez de gasolina, ocasionando eternas e interminables colas en diferentes estaciones de servicio en todo el País; además, la desilusión y la angustia han constituido, en su conjunto, la identificación de nuestro lamentable presente. 

Por instinto de supervivencia, el venezolano busca soluciones, con tan creciente desasosiego que lo hace fácil víctima de los aventureros de la política, siempre apostados en las esquinas o lugares por donde estiman pasarán sus víctimas. 

Los ciudadanos de esta tierra sentimos que los fantasmas de la inseguridad y el hambre nos han pisado los talones y en nuestra desesperada huida no advertimos que hay un depredador, representado por la falsa, engañosa, fingida, simulada y cruel,  por hacer del sufrimiento ajeno un medio para aumentar su cuota de poder e insensata, de los partidos que se hacen llamar de oposición, apostados  en la boca del caño y  sin importarle que su conducta ponga en peligro nuestra viabilidad como País Moderno. 

Escrito por: Dulce María Tosta
@DulceMTostaR
5 agosto 2020

Volver