Imprimir

 

El teatro electoral // Dulce María Tosta

El teatro electoral recién comienza. Como en oportunidades anteriores los candidatos serán escogidos por el dedo de los jefes de los partidos políticos que participarán en la estafa electoral el próximo 6 de diciembre de 2020 y son los mismos que se hacen llamar los «políticos del pueblo» y usan el término «unidad®» como marca registrada y todo el que disienta, de inmediato, recibe un diluvio de insultos.

Desde hace 19 meses, tenemos un presidente usurpador y otro interino, aunque, realmente ambos son ilegítimos. El primero, es usurpador porque el proceso electoral del 20 de mayo de 2018, se declaró ilegitimo por el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y acordó "no reconocer la legitimidad del período del régimen de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero de 2019". Además, Maduro no ha presentado la partida de nacimiento para demostrar su origen. El interino, también es ilegítimo, porque amparado en el artículo 233, que regula las faltas absolutas del presidente y en el caso que nos ocupa, dice: ─artículo 233: "... Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional. ..."─, tomo posesión del cargo incumpliendo el mandato del artículo arriba descrito y se apegó a: 

  • Cese de la usurpación; 
  • Gobierno de Transición y 
  • Elecciones libres. 

El cne (en minúsculas) que debería estar integrado por 5 personas no vinculadas a organizaciones políticas, 3 de las cuales deberían ser postuladas por la sociedad civil, una por las facultades de ciencias jurídicas y políticas de las universidades nacionales y una por el Poder Ciudadano; pero es público y notorio que todas fueron recientemente designadas por el régimen a través del tsj (en minúsculas), también ilegítimo.

Debemos jurar ante nosotros mismos, por nosotros mismos y por nuestros hijos y nietos, que no permitiremos más burlas; que rechazaremos a quienes han convertido la política en medio de asaltar la cosa pública, ya desde el poder o desde una falsa oposición; pero como en todo teatro, los actores no están solos; una audiencia atenta ve caer el telón de las mentiras y se encuentra con su realidad y en medio de un silencio tan denso que se podría cortar con un cuchillo, se oye la voz de un histrión que memoriza sus líneas: «y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:32).

Escrito por: Dulce María Tosta
@DulceMTostaR
14 agosto 2020

Volver