{jcomments off}

Con el deseo de colaborar efectivamente para que los votantes de hoy se transformen en los electores del mañana y que el principio de que la soberanía reside en el pueblo sea una tangible realidad. Nuestra consigna: ¡Votar para elegir!

Visitanos

NOTA IMPORTANTE: Las propuestas que hacemos en este sitio solamente se pueden hacer realidad en democracia.

 

 

 

Felicidades a todas las madres y en especial, recordando con todo el amor y afecto a mi madre adorada, la cual desde los cielos, estará dándonos su bendición,
a todos sus hijos, nietos, bisnietos y demás familiares.

A su recuerdo, esta sentida Poesìa, escrita a su memoria.

 

       A mamá Antonia, madre amorosa y poeta.

 

            SANGRE DE CORSARIO

                                                            Saady Alberto Mirabal B.

 

Recordada mamá Antonia, eres antología y verso.

Nos fundiste con tu amor como fuego al estaño,

manteniendo a tus hijos juntos en un solo rebaño,

atendiendo a cada uno, en la órbita de tu universo.

 

El calor de tu pecho brindaba tibios acomodos,

acurrucados en tus brazos como casa pueblerina.

Nos dormías con el canto de una melodía divina,

ofreciéndonos tu vida por el bienestar para todos.

 

Le diste a cada uno el calor de tu pecho excelso,

con la ternura y el amor de las madres de antaño,

entregándote al sacrificio para evitarnos un daño,

escribiéndonos poesía con gran ternura en el verso.

 

Tú vida fue abierta, tus hijos, actores del escenario,

entregándoles calor de nido en tus brazos de arrullo.

Pues no se conoce otro amor comparado con el tuyo

con esa pasión en tu sangre, heredada del Corsario.

 

Madre mía, tu recuerdo se ha tornado en melancolía.

En tu mirada conseguíamos paz de plegaria y oración.

Cuando acudía a tus brazos a contarte mi aflicción,

encontraba tu sublime amor y consejos de sabiduría.

 

T e recuerdo Mamá Antonia por tu ternura amorosa,

escribiendo estos versos como extensión de tu poesía

que los haré llegar al cielo para ti y la Virgen María,

o al visitarte, llevando rosas y lágrimas a tu fosa.

 

Vivirás eternamente dentro de mi corazón y su latido,

extrañando el amor que brindaba tu regazo idolatrado

que sabía suavizar las angustias de mi pecho fatigado.

Hoy, por tu alma reza el hijo triste que de ti ha nacido.

 

Desde el Cielo, aún escucho tus palabras de alegría

cuando de niño entre tus brazos, me cantabas al oido.

Hoy igual, suavizas mi dolor, siento que no te has ido,

tu recuerdo, vivirá eternamente, Antonia, madre mía.

 

      Elevo una plegaria por el descanso de tu alma.

 

Maturín, 08 de mayo de 2011

Derechos Reservado: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
0414 1370136  @SaadyAlberto

 

Volver

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar