{jcomments off}

Con el deseo de colaborar efectivamente para que los votantes de hoy se transformen en los electores del mañana y que el principio de que la soberanía reside en el pueblo sea una tangible realidad. Nuestra consigna: ¡Votar para elegir!

Visitanos

NOTA IMPORTANTE: Las propuestas que hacemos en este sitio solamente se pueden hacer realidad en democracia.

 

 

 

Recordando a mi Padre. Don Alfonso Mirabal Valderrama, el día de su cumpleaños

 

         AMIGO A CARTA CABAL

                                                                   Saady Alberto Mirabal B.

 

Hoy cuando las canas se asoman a mis cabellos,

vuelven recuerdos de mi padre, Alfonso Mirabal.

Hombre llanero, cantador, el amigo a carta cabal.

Enamorado y jugador, de alpargata y espejuelos.

 

Hombre afilador en piedra, de chicura y escardillas.

Cantando al pie del arpa su voz ni un rayo la calla

y con muchachas del pueblo nadie le daba la talla,

era el propio toro padrote, escogiendo las novillas.

 

Alguna noche en Palital, cuando el gallo menudea

no encontraba al cantar, quien le pusiera manea.

Contrapunteaba en el arpa hasta que el alba clarea

y el contrario a esa hora, abandona o se tambalea.

 

Comenzaba la parranda en las fiestas de Mapire.

Jugaba gallo en el Caura, las Bonitas y el río Aro,

bautizaba a cien ahijados en las fiestas de Tabaro,

pasaba por La Canoa, cerrando juerga en Chimire.

 

La familia y el compromiso los dejaba para Enero.

En Diciembre las hallaca con un marrano cerrero

con hojas para envolver con topocho conuquero

y una novilla escogida, la mas gorda del potrero.

 

Papá Alfonso, recordado, hiciste historia solito.

Las anécdotas de vida, lecciones le dio a tu gente,

narrando pasajes reales que grabaste en la mente

y para el negocio difícil, tu santo ¡San Expedito!.

 

Recorriste muchos pueblos en camión o camioneta,

atravesando morichales de Paso Bajito y Moquete.

El bastimento era pan que solo costaba un cachete

para cenar en la tarde, quemando pajonal y saeta.

 

Eleazar era el chofer y antes de llegar a La Puerta,

te parabas en Mapureico, para bañarse en la poza.

En Cañafístola cortaba, flores blancas como rosa

llevadas con la oración a Rufina Barón “La Muerta”

 

Fuiste llanero a caballo, de rienda, capotera y soga.

Para los desafíos, se crecía tu corazón como llanura.

Viviste a plenitud, personaje sin igual, de aventura,

comentando lo que decías ¡si se le acuesta se ahoga!

 

Derechos Reservados: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
0414 1370136  @SaadyAlberto

Volver

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar